La fortuna opaca de los Franco más allá del pazo de Meirás

El Gobierno de España ha demandado a la familia Franco por el “fraude” en la compra de la finca gallega del Pazo de Meirás. Pero Meirás, el paradigma del expolio, no es el único rastro oscuro de la fortuna del dictador. Hay más, desde fincas a sueldazos con dinero público o toneladas de café de Brasil que acabaron en la hucha personal del militar rebelde…

Continúa leyendo La fortuna opaca de los Franco más allá del pazo de Meirás

Anuncios

Lo que nunca se supo de la boda de don Juan Carlos y doña Sofía

El 14 de mayo de 1962 tuvo lugar la boda del entonces Príncipe de España, don Juan Carlos de Borbón con doña Sofía de Grecia. Aquel acontecimiento nupcial, al que asistieron en Atenas representantes de todas las casas reales, no tuvo apenas repercusión en España porque las autoridades franquistas lo impidieron, censurando las retransmisiones de los medios informativos. Pero, antes de que les contemos algunos de aquellos impedimentos, sepan que aquella unión pudo no haberse producido…

Continúa leyendo Lo que nunca se supo de la boda de don Juan Carlos y doña Sofía

El imparable hundimiento del Valle de los Caídos

La decisión sobre qué hacer con el mausoleo franquista no se puede posponer más: el complejo está tan deteriorado que requiere una inversión millonaria de dinero público para no venirse abajo..

Continúa leyendo El imparable hundimiento del Valle de los Caídos

El entramado empresarial de los nietos de Franco

Mañana, transcurridos 40 años de la muerte del General Franco, y a pesar de haber vendido parte del legado, los siete nietos del dictador controlan un complejo entramado de sociedades y propiedades inmobiliarias: fincas, locales, garajes, aparcamientos, puestos de venta de alimentos, así como pizzerías, clínicas, productoras de televisión y empresas de telecomunicaciones. Sus descendientes viven hoy rodeados de dinero..

Continúa leyendo El entramado empresarial de los nietos de Franco

Julián Grimau, el último muerto de la guerra civil

El 20 de abril de 1963, a las cinco y media de la madrugada, suena una descarga en el polígono de tiro de Carabanchel (Madrid). Un hombre cae muerto. Un pelotón de soldados acaba de ejecutar una sentencia dictada, veinticuatro horas antes, por un consejo de guerra. La pena de muerte es impuesta por el delito de «rebelión militar continuada». El delito había comenzado el 18 de julio de 1936 y había terminado el 7 de noviembre de 1962, cuando el hombre fue detenido..

Continúa leyendo Julián Grimau, el último muerto de la guerra civil