‘American Pie’ : el día en que la música murió

Un suceso trágico para el mundo de la música ocurrió hace sesenta años: el 3 de febrero de 1959, Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper fallecieron en un accidente de aviación. Aquella fría noche subieron al avión de cuatro plazas Beechcraft Bonanza. El piloto Roger Peterson de 21 años contaba con muy pocas horas de vuelo y despegó en un clima inclemente. Poco después del despegue el avión se estrelló y en la madrugada del 3 de febrero murieron los tres músicos y el piloto.

Don McLean quedó tan impresionado con este accidente que le dedicaría una canción. Así nacía ‘American pie’ en el año 1971..

the-day-the-music-died-wallpaper-20

El 3 de febrero de 1959, un joven repartidor de periódicos de trece años se quedó conmocionado al leer la noticia que figuraba en la portada del diario que estaba vendiendo. Una avioneta se había estrellado y tanto el piloto como los tres pasajeros habían fallecido en el accidente. Esas tres personas que estaban dentro del aparato eran Buddy Holly de 22 años, Ritchie Valens de 17, y The Big Bopper de 28. El rock & roll se ponía de luto.

La vida de los rockeros pioneros no era un camino de rosas. Por entonces no existían los aviones privados de lujo y su día a día se basaba en la vida en la carretera. En 1958, Buddy Holly había decidido terminar con su representante, Norman Petty. Por esa época, Holly estaba pasando por dificultades económicas y la manera más sencilla de sobrevivir y poder recuperarse de la mala racha era echarse a la carretera para tocar sus canciones de pueblo en pueblo. La fatídica noche del accidente, el cantante se encontraba inmerso en una gira agotadora llamada “Winter dance party”, junto a Ritchie Valens y Big Bopper. Acababa de tocar en la ciudad de Clear Lake, en el estado de Iowa, y tenía que desplazarse hasta Moorhead, en Minnesota, para el concierto del día siguiente. La distancia entre las dos ciudades era de unos 640 kilómetros, así que para ahorrarse el cansado viaje en autobús, Holly propuso a sus dos músicos, Waylon Jennings y Tommy Allsup, pagar entre los tres el alquiler de una avioneta para llegar antes.

Sin embargo la muerte no tenía apuntados en su lista los nombres de éstos dos músicos. Resulta que Big Bopper estaba enfermo, tenía fiebre, y suplicó a Waylon Jennings que le cediera su asiento para poder acudir al hospital a tiempo antes de la actuación. Jennings no se pudo negar. Ritchie Valens tampoco quería quedarse en tierra y trató de convencer a Tommy Allsup para que le dejara subirse a esa avioneta. Ante la insistencia, a Allsup no le quedó más remedio que dejar que decidiera la suerte y ambos músicos se jugaron el asiento a cara o cruz. La moneda le otorgó la victoria a Ritchie Valens. Por otro lado, Buddy Holly y Waylon Jennings bromearon antes de despedirse. “Espero que tu autobús se estropee”, dijo Holly. A lo que Jennings respondió algo de lo que se arrepentiría con el paso de los años y que le hizo sentirse culpable durante mucho tiempo: “Entonces espero que tu avión se estrelle”.

petersonrogerbio
Roger A. Peterson

De esta manera, los tres cabezas de cartel se subieron a la avioneta pilotada por el joven de 21 años llamado Roger Petersen. Como Moorhead no tenía aeropuerto, el avión volaría hasta Fargo, que se encontraba a tan solo 16 kilómetros del destino. Los cuatro años de experiencia del piloto no fueron suficientes para luchar contra el clima adverso y la nieve. La avioneta no llegó a Fargo, pero sí a las portadas de los diarios. Se estrelló poco después del despegue, derrapó 150 metros y chocó contra una valla electrificada, provocando la muerte de los cuatro pasajeros y conmocionando a un joven repartidor de periódicos.

Doce años después, una canción recordaría este fatídico accidente. El tema era ‘American pie’ y su autor e intérprete, Don McLean, aquel chaval que repartía diarios. Así recordó el cantante la importancia que tuvo el suceso: “Para mí, la muerte de Buddy Holly fue una tragedia personal. Siendo niño, con quince años, no sentía que a la gente le importara tanto. Llevé conmigo esa tristeza rara que me supera cuando veo su álbum ‘The Buddy Holly story’, porque fue mi último álbum de Buddy antes de que muriera”.

La muerte del cantante de las gafas enormes y la sonrisa eterna sirvió de excusa para que Don McLean escribiera una crónica la historia de los Estados Unidos de América durante la década de los sesenta en un tema de más de ocho minutos de duración. Como curiosidad, el single tenía la canción dividida en dos partes que correspondían a las dos caras y era una canción ideal para que los pinchadiscos de radio pudieran hacer un descanso mientras ‘American pie’ sonaba.

BuddyHolly
Buddy Holly

Buddy Holly

Posiblemente el más conocido de los tres, Buddy nació en Lubbock, Texas, el 7 de setiembre de 1936. Empezó cantando con sus hermanos con los que ganaría algún premio siendo apenas un crío. Sus inicios fueron el country y el blues. Formó una banda de acompañamiento llamada The Crickets con quienes grabó sus temas más conocidos, todos lanzados a partir de 1957. Con The Crickets tan solo grabó durante un año pero su legado musical e influencia fueron grandísimos. Bandas como The Beatles o The Hollies, que tomaron su apellido, son solo algunos ejemplos de herencia musical de Buddy Holly.

Algo más de un año antes de su muerte se había casado.  En 1959 contrató como banda de acompañamiento a Waylong Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch, para la gira Winter Dance Party junto a otras estrellas de la época como Dion & The Belmonts, Ritchie Valens y Big Booper. Buddy falleció a los 23 años, y dos meses después su esposa Maria Elena perdió al hijo que esperaba.

En 2007 Buddy fue recordado con una exposición en París sobre los orígenes y cultura del género del rock and roll, la cual fue ofrecida por la Fundación Cartier, bajo el título “Rock and roll 39-95”. La muestra evocaba el nacimiento de este género musical que sacudió no sólo a Estados Unidos sino al mundo entero.

KIOCTMDVH5BDZHKM5GCKQP5QZI
Ritchie Valens

Ritchie Valens

Richard Steven Valenzuela nació en Pacoima, Los Angeles el 14 de mayo de 1941. Tenía solamente 17 años cuando murió. El cantante adolescente fue capaz de fusionar el estilo musical tradicional de la música mexicana con el rock and roll contemporáneo. “La Bamba” es una de sus canciones más conocidas. Su vida fue llevada al cine en 1987 con “La bamba”, dirigida por Taylor Hackford y protagonizada por Lou Diamond Phillips.

Ritchie se inició muy niño en la música, afición heredada de su padre, amante del blues y el flamenco, quien lo motivó e impulsó. Se dice que su primera guitarra eléctrica fue un modelo que él mismo construyó a los 13 años, de pedazos de madera y materiales electrónicos usados para un proyecto escolar. En mayo de 1958 fue descubierto por Bob Keane, propietario y presidente de la compañía Del-Fi Records, un pequeño sello de Hollywood, y el 27 de diciembre del mismo año hizo su debut en televisión.

Ritchie Valens fue enterrado en el San Fernando Mission Cemetery de Mission Hills, California. Fue objeto de una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood (1990). En 1988, Ken Paquette, un fan de Wisconsin de la música de los 50, erigió un monumento en el campo donde se estrelló el avión, en acero, que representa una guitarra de metal, y tres discos con los nombres de cada uno de los artistas que murieron en el accidente.

Linwood-current-BWhite
The Big Bopper

Big Bopper

Jiles Perry Richardson Jr., comenzó su carrera musical como disc jockey en Texas. Nació el 24 de octubre de 1930 en Sabine Pass, Texas. Se ganó el nombre teatral de Big Bopper en 1957 mientras trabajaba como DJ para KTRM en Beaumont, Texas. En 1952 se casó con Adrian Joy Fryon y tuvieron una hija llamaron Deborah. En mayo de 1957, estableció un récord mundial por continua difusión de trabajar seis días sin parar girando 1.821 canciones. Fue descubierto por Harold “Pappy” Daily. En 1957, Jiles lanzó su trabajo más popular, “Chantilly Lace”, que fue la tercera canción más escuchada en 1958.

A pesar de los rumores tras su muerte de que una pistola de Buddy Holly fue disparada en el avión, una exhumación en 2007 descubrió que no había habido ‘escaramuzas’ durante el accidente de avión.

1024px-HollyMonument

Las gafas Holly y el reloj de pulsera de Big Bopper fueron encontrados en la oficina del alguacil de Mason City, Iowa (Estados Unidos), 21 años después del accidente y éstos a su vez habían sido hallados de entre los restos del fuselaje de la avioneta.

Fuentes: Efeeme // RonsaSoul // Wikiwand

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s