El cine español recuerda a los españoles confinados en Mauthausen

«Los españoles eran los más difíciles de matar», es una frase del comandante Franz Ziereis del campo de concentración de Mauthausen. Un psicópata semianalfabeto, pero que estuvo a cargo del campo rodeado de su familia…

img_allorens_20181019-184049_imagenes_lv_otras_fuentes_1223-kqiG-U452473567663DND-992x558@LaVanguardia-Web
Imagen tomada entre 1938 y 1939, que muestra a Francesc Boix. (Arxiu Nacional de Catalunya)

A los refugiados españoles que huyeron de España al finalizar la guerra civil, les metieron en campos de concentración en Francia, y cuando llegaron los nazis le preguntaron a Franco y Serrano Suñer que hacer con ellos, contestaron la famosa frase, histórica: “si no están en España no son españoles”. Eran apátridas desde entonces. Y como no tenían patria, los nazis les pusieron un distintivo que consistía en un triángulo de color azul con una ‘S’ específico para españoles.

Fueron cinco años enteros de cautiverio en los campos hasta que en 1945 el III Reich se desintegró ante los avances aliados. Para esa fecha habían muerto unos 5000 solo en Mauthausen. Francisco Boix llegó en 1941, pero en agosto del 40 es cuando llegan los primeros españoles. El Convoy de los 927 refugiados españoles salía de la estación de Angulema, en la región francesa de la Charente. Las tropas alemanas de Hitler acababan de dividir Francia en dos y los refugiados creían que los llevaban a la zona no ocupada. Pronto se dieron cuenta de que iban hacia el norte y, cuatro días más tarde, llegaron al pueblo de Mauthausen, en la anexionada Austria. No les sonaba de nada el nombre de un campo de concentración que llegaría a convertirse en uno de los símbolos del holocausto y el exterminio. Cuando el convoy llegó a Mauthausen se produjo una dramática separación: los soldados alemanes obligaron a apearse a los varones mayores de 13 años, sin importar si eran ancianos o niños. Comenzaba la tragedia. Cuatrocientas setenta personas quedaron recluidas en el campo de Mauthausen, de éstas 409 murieron.

El fotógrafo de Mauthausen

La semana pasada se estrenó la película ‘El fotógrafo de Mauthausen’, basada en la vida de Francesc Boix. El prisionero español lideró una operación para robar a los miembros de las SS las fotografías que probaban los crímenes cometidos en ese campo de concentración. La directora Mar Targarona espera que su obra resulte especialmente útil ahora que en Europa crecen los movimientos xenófobos. De hecho, el libro de Benito de Bermejo -con el mismo título que la película y publicado en 2002- ya profundiza en la figura e imágenes capturadas por Boix en el campo de exterminio.

El film relata la historia de Francesc Boix, uno de los 9.300 españoles que fue deportado por orden de Franco a los campos de concentración nazis. La película protagonizada por el actor Mario Casas es un trampolín que acerca al gran público la figura de este fotógrafo que, años antes de contemplar en primera persona el horror del holocausto, fue uno de los principales cronistas visuales catalanes que tomó imágenes de las tropas que combatieron en la Guerra Civil, en el frente de Aragón. Cuando se agotaron las opciones de los republicanos, Boix partió hacia un exilio que le trasportaría hasta Francia, a los campos de refugiados, a las brigadas de trabajo del ejército francés y, durante la Guerra Mundial (1939-1945), a la captura a manos del ejército alemán, que le trasladaría hasta Mauthausen donde pasaría cuatro años encerrado en aquel infierno.

No obstante fue un prisionero ‘afortunado’ porque al haber trabajado en España como reportero gráfico, le permitió convertirse en ayudante de los SS que dirigían el laboratorio fotográfico de Mauthausen. Allí fue, involuntariamente, testigo privilegiado del sufrimiento de sus compañeros, ya que una de sus tareas consistía en revelar las fotografías realizadas por su jefe, el SS Paul Ricken, en las que documentaba gráficamente la vida y la muerte en el campo. Por sus manos pasaron cientos de instantáneas de prisioneros esqueléticos, asesinados, electrocutados… y también imágenes en las que se veía a dirigentes alemanes como Himmler visitando Mauthausen.

Cfakepath1bjpg_EDIIMA20181022_0869_5

Boix fue consciente de la importancia de esas fotografías y lideró una operación, realizada por la organización clandestina que formaban los prisioneros españoles, para robarlas y evitar que fueran destruidas por los nazis. Aquellas instantáneas acabarían siendo exhibidas en los históricos juicios de Núremberg contra la cúpula del III Reich, en los que Boix fue el único español que compareció como testigo.

El robo de las fotografías es el eje del largometraje. Sin embargo, Mar Targarona utiliza al personaje de Boix para adentrar al espectador en aquel Mauthausen en el que perecieron, de las formas más horribles que podamos imaginar, cerca de 5.000 españoles: “El problema es que la mayor parte de nuestra sociedad sigue sin saber que hubo más de 9.000 españoles en los campos nazis. Se ha hablado mucho del Holocausto, pero nunca se ha hablado de los españoles. Es necesario que sepamos lo que pasó y esta película pretende ayudar a ello”, afirma Targarona.

El equipo de El fotógrafo de Mauthausen ha recreado con enorme rigor el aspecto y la sanguinaria rutina de ese campo de concentración. Cualquier espectador que se enfrente por primera vez a esta historia se verá conmovido ante las escenas de los prisioneros españoles subiendo la llamada “escalera de la muerte”, las secuencias en las que los cautivos son humillados o asesinados y las imágenes rodadas en el interior de los barracones o del crematorio.

Cfakepath1cjpg_EDIIMA20181022_0868_5

Lo que no suele ser tan habitual en este tipo de producciones es que la misma o más emoción se despierte en aquellos que conocen muy a fondo el tema. A lo largo de la película no dejan de verse pinceladas de hechos que relataron en su día los supervivientes o que pudieron ser constatados por los historiadores: la macabra educación que recibía el hijo del comandante del campo, la curiosidad que despertaba entre los SS un español de raza negra, los trucos que usaban los deportados para comer un poco más, la maravillosa imagen de los prisioneros españoles derribando el águila que presidía una de las entradas del campo y colocando la histórica pancarta en castellano con que dieron la bienvenida a las tropas estadounidenses que les liberaron

img_allorens_20181019-183324_imagenes_lv_otras_fuentes_0754-kqiG--656x501@LaVanguardia-Web
Fotografia tomada por Francesc Boix (1938) muestra un grupo de quintos de la quinta del 40 y del 28 de la 30ª División formando instrucción. (Cedida / Arxiu Nacional de Catalunya)

Un hallazgo casual

El perfil de Boix como cronista de la Guerra Civil es un importante testimonio del conflicto que, en muchas ocasiones, se difumina por su estancia en Mauthausen. Por este motivo, los impulsores del Congrés Internacional 80 anys de la Batalla de l’Ebre que se ha celebrado este otoño en Tortosa han rendido homenaje a este joven, nacido el 1920 en el Poble Sec de Barcelona. Con apenas 16 años Boix se enroló para seguir con su cámara a los combatientes comunistas que participaron en la batalla hasta el fin del conflicto.

Los organizadores de la conmemoración de la efeméride que recuerda las ocho décadas de una de las batallas más sangrientas de la Guerra Civil han llevado hasta Tortosa la exposición Els trets de Francesc Boix, que recoge algunas de las imágenes que tomó entre 1936 y 1938, antes de su experiencia en los campos de concentración que se rememoran en el film.

A menudo, las colaboraciones de Boix durante la Guerra Civil en revistas de la época aparecían sin firmar, por lo que identificar las imágenes que tomó en este período -que ilustran este artículo- es casi un hallazgo. Las fotografías se consiguieron a través de la asociación cultural Fotoconnexió, entidad que localizó el paquete de negativos en una subasta por Internet. Cuando se supo que los negativos pertenecían al período histórico de la Guerra Civil, la Comissió de la Dignitat inició una campaña para la recogida de fondos para hacer una oferta por el lote, que sumó aportaciones de particulares y algunos medios de comunicación. A partir de esta iniciativa, Fotoconnexió adquirió los negativos por un importe de 7.500 euros en 2013.

El lote estaba compuesto por negativos de nitrato de celulosa, de 35 mm y de formato 127, que guardaban imágenes de la II República y de la Guerra Civil. El material se hallaba conservado en cajas de madera, latón y fundas de archivador de plástico. Los negativos estaban en buen estado y se acompañaban de anotaciones manuscritas. Un trabajo de investigación grafológico permitió identificar a Boix como el autor e las instantáneas, que desde 2016 se conservan en el Arxiu Nacional de Catalunya.

img_allorens_20181019-182624_imagenes_lv_otras_fuentes_0715-kqiG--656x501@LaVanguardia-Web
Un joven Francesc Boix (derecha) con el líder comunista Gregorio López Raimundo (izquierda). (Cedida / Arxiu Nacional de Catalunya)

Con honores

Tras su liberación en Mauthausen, Boix trabajó en Francia como reportero gráfico para la prensa cercana al Partido Comunista Francés (L’Humanité, Ce Soir, Regards). Falleció en París a la edad de 30 años, probablemente debido a una enfermedad renal relacionada con su periodo en Mauthausen. Francesc Boix, que se jugó la vida junto a tantos otros para que esas fotos llegasen a los juicios. El 16 de junio de 2017 los restos mortales del fotógrafo de Mauthausen fueron exhumados de la humilde y escondida tumba del camposanto de Thiais y fueron enterrados con honores en el cementerio del Père Lachaise. El acto contó con la presencia de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y de Raül Romeva, consejero de la Generalidad de Catalunya.

Sus restos ahora descansan entre los de los miembros de las Brigadas Internacionales franceses y los luchadores de la resistencia. En España no es tan popular ni ha recibido muchos honores.

Fuentes: LaVanguardia // MemoriaHistórica // JotDown // Wikiwand

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s