La historia interminable del Pazo de Meirás

Estos días atrás ha salido en las noticias la puesta a la venta del Pazo de Meirás por parte de sus actuales y cuestionados propietarios: la familia Franco, heredera de este palacete gallego que perteneció a una familia aristócrata y que fue donado a Francisco Franco, responsable del alzamiento contra la República Española en el año 1936 y su posterior guerra civil …

_98787812_20160916_183259
Foto de Carlos Babío

En el extremo norte de Galicia se levantan las llamadas Torres de Meirás, la parte más reconocible de un palacete que fue residencia de una familia de la nobleza gallega. La historia del Pazo de Meirás —pazo es la palabra que en gallego denomina al palacete  situado en el campo—, otrora ligado al nombre de una de las más célebres escritoras españolas, cambió radicalmente en 1938, cuando fue donado al “caudillo” Francisco Franco. Convertido en jefe de Estado, Franco usó el pazo como su residencia estival y desde entonces este lugar quedó ligado al régimen militar que encabezó en España durante casi 40 años. Esta residencia señorial, con aspecto medieval aunque fue construida en el siglo XIX, da nombre al señorío de Meirás, un título nobiliario otorgado por el rey Juan Carlos a la viuda de Franco, Carmen Polo, y que hoy recae en su nieto.

Cuestionando la legalidad de aquella “donación” del 38, un grupo compuesto por ayuntamientos, organizaciones culturales y políticas e instituciones emprendieron una lucha para que el Pazo de Meirás sea devuelto a la ciudadanía y abrir así una nueva página en la historia de este emblemático lugar.

AgenciaPlayer
Foto: Agencia Player

Los herederos del Pazo

Pero mucho antes estuvo ligado a otro linaje. Las Torres de Meirás fueron el hogar de Emilia Pardo Bazán. Aristócrata, Pardo Bazán se distingue sobre todo por haber estado adelantada a su tiempo. Además de escritora, algo no habitual para el siglo XIX en una mujer, fue catedrática, periodista y defensora de los derechos de las mujeres.

Las posibilidades económicas de su familia le permitieron recibir una educación que supo aprovechar y cultivar hasta convertirse en novelista, poetisa, periodista, traductora, crítica literaria, editora, catedrática universitaria, conferenciante… y ser la introductora del naturalismo francés en España. El método naturalista que introdujo Emilia Pardo Bazán en España culmina con la obra cumbre de ‘Los pazos de Ulloa'(1886-1887), su obra maestra, patética pintura de la decadencia del mundo rural gallego y de la aristocracia. Con posterioridad, la obra de la escritora evolucionó hacia un mayor simbolismo y espiritualismo. Poco le sirvió en vida el reconocimiento que merecía, sino más bien lo contrario: críticas, insultos machistas y discriminación hasta por sus propios compañeros escritores, que le negaron hasta tres veces el ingreso en la Real Academia Española (RAE) a pesar de sus méritos. Aunque Emilia se convirtió en la primera catedrática de Literatura en la Universidad Central de Madrid, en la primera presidenta de la sección de Literatura Ateneo y ser la primera corresponsal de prensa en el extranjero, en Roma y en París.

Nació el 16 de septiembre de 1851 en La Coruña, ciudad que siempre aparece en sus novelas bajo el nombre de Marineda. Fue la única hija de una familia noble y de las más pudientes de España: el conde José Pardo-Bazán y Mosquera y Amalia de la Rúa-Figueroa y Somoza. En 1908 el rey Alfonso XIII creó el Condado de Pardo Bazán, siendo Emilia la primera condesa en utilizar ese título.

Tuvo tres hijos: Jaime, que murió en Madrid en plena guerra civil, junto a su hijo Jaime (nieto de Emilia nacido en 1917). María de las Nieves, llamada Blanca que murió en 1970 y Carmen fallecida en 1935. Ninguna de ellas tuvo hijos. Las legítimas herederas a la muerte de Emilia en 1921, pasaron a ser la viuda de Jaime, Manuela Esteban Collantes y su hija Blanca, quienes bastantes años después de su muerte, quisieron donar el Pazo de Meirás a la Compañía de Jesús, con la condición que no fuese utilizado para el noviciado, por lo que no se aceptó la donación.

Fue entonces, en 1938, cuando las autoridades franquistas pensaron en un palacio como residencia de verano para colocar al dictador gallego. Con ese fin, constituirían una comisión quien se pondría contacto con los propietarios de Meirás, para que la propiedad de los Meirás pudiese ser donada al dictador. 

Esta comisión fue denominada “Junta Provincial Pro Palacio del Caudillo” y fue dirigida por el Gobernador Civil de La Coruña, Julio Muñoz Aguilar y el banquero Pedro Barrié de la Maza. Junto con estos dos personajes estrechamente vinculados al círculo íntimo del general, puesto de relieve los alcaldes franquistas de la Coruña Fernando Álvarez de Sotomayor y Alfonso Molina Brandao, así como millonarios aficionados al nuevo régimen: José María Aguilar Rivero, Jacobo López Rua José Casteleiro Varela, José María Marchessi, José Luis y Joaquín Bugallal Barcia Goyanes. Julio Muñoz de Aguilar fue recompensado con el lucrativo puesto de Jefe de la Casa Civil Generalisimo y administrador del Patrimonio Nacional.

_98787917_pergamino2
Pergamino de entrega del Pazo a Franco. Foto: Carlos Baíbo

Expolio del erario público

Los que piden la devolución del Pazo basan su argumento en que en ningún caso se trató de una “donación” —como dice la historia oficial— sino de un “expolio” al pueblo gallego.

“En España existe una tolerancia absoluta a la apología del franquismo y a que las víctimas sigan siendo constantemente mancilladas”, en palabras de Carlos Babío, investigador que junto al historiador Manuel Pérez Lourenzo, son autores de “Meirás, un pazo, un caudillo e un espolio”.

Ofrecen otro relato de la historia : “Todo empieza en 1938, cuando las autoridades franquistas en la provincia de A Coruña, donde está situado el Pazo de Meirás, “vieron como posibilidad que Franco llegara al poder en el Estado”, “inicia así una carrera por ver quién agasajaba un palacio o residencia de verano para alcanzar los favores de ese futuro régimen”.

Esas autoridades franquistas que habían constituido la “Junta Pro Pazo”, la entidad que sería la encargada de gestionar la “donación” del Pazo de Meirás al caudillo, anuncia “una suscripción popular” para sufragar la compra del inmueble.

“Esta suscripción va a fracasar a los pocos meses de puesta en marcha y tendrán que reinventar la forma de financiar la operación, cada cual más abusiva: derivando fondos de las arcas municipales de los ayuntamientos, obligando a los trabajadores a descontar parte de sus salarios o incluso derivando fondos por la recaudación de multas”, dice el investigador. La compra “será financiada con todo tipo de extorsiones y abusos contra el erario público”, concluye Babío. “Obligaron también a contribuir a los mismos que visitaban constantemente para sufragar los gastos de la guerra. Así se hacía en A Coruña desde 1936, ya que las suscripciones era el método fiscal implantado en las zonas ocupadas”, explica Carlos Babío.  La suscripción Pro pazo del Caudillo se basa en la experiencia que ya tenían requisando y reteniendo recursos económicos de la población, sobretodo durante la guerra.

La parcela original tenía una superficie de menos de 6 hectáreas y deciden ampliarla considerablemente, también para darle una forma más regular y alejar los viales de las Torres. Lo que se hace es tomar de forma forzosa las tierras colindantes y obligar a los propietarios a firmar un contrato de compraventa. Hubo gente que se quedó sin tierras que constituían su medio de vida, porque estamos hablando de que los propietarios eran agricultores.  En definitiva, las administraciones públicas, al frente de la Junta, se dedicaron a incautar las parcelas de los vecinos para engordar el patrimonio de Franco. 

Muchos de los bienes que adornan la finca están sin identificar y se desconoce su procedencia. Pero hay otros que están documentados. El más singular el Pazo de Bendaña, en Dodro, edificio barroco que el municipio donara a Franco y que éste decide desmantelar para instalar piedra a piedra en su residencia de verano; elementos como grabados, figuras de la capilla. Incluso la biblioteca desapareció. Además, de los pazos de Ximode o Hermida también se retiraron diferentes objetos que acabaron como propiedad de los Franco.

La mayoría de todas estas piezas eran donaciones de diferentes ayuntamientos y otras administraciones o adquisiciones de la mujer del dictador, Carmen Polo, apodada ‘Carmen Collares’, debido a su acentuado capricho por las joyas y delirio por las antigüedades. Entre los regalos para Meirás hubieron fuentes de granito de los siglos XVII y XVIII, una réplica del relieve de la plaza de las Bárbaras en A Coruña o un cruceiro que representaba el Santo dos Croques y que fue usurpado del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. Del mismo Pórtico se sustrajeron también dos figuras del siglo XII, (1,80 y 1,70 m), obras del Maestro Mateo.

Las protestas y acciones para que el Pazo de Meirás sea expropiado y pase al Patrimonio público empezaron hace años. Así en 2008 se dio un primer paso: el gobierno de la Xunta de Galicia lo declaró Bien de Interés Cultural. Las implicaciones de esa decisión son mayores que una simple declaración simbólica: los Franco, deben abrir el pazo al público de forma gratuita cuatro días por mes. Sin embargo, el régimen de visitas se incumplió en reiteradas ocasiones, y los Franco fueron objeto de una multa por parte de la Xunta de Galicia el pasado mes de septiembre. Además, cualquier intervención en el inmueble debe contar con la autorización de la entidad reguladora del Patrimonio y los propietarios están obligados a preservarlo.

Desde el pasado verano, las acciones para lograr que el emblemático lugar pase a manos públicas se articulan en la Xunta Pro Devolución do Pazo de Meirás, creada en oposición a la Junta constituida para entregar el inmueble a Franco. En ella se integran ayuntamientos, la Diputación de A Coruña, la Universidad de A Coruña y entidades para la recuperación de la memoria, así como otras organizaciones culturales, políticas y sindicales. A la iniciativa no se sumó la Xunta de Galicia.

_98787919_recibopazo
Recibo de una aportación realizada para sufragar la compra del Pazo de Meirás. Foto: Carlos Baíbo

Corrupción de estado

“El Pazo de Meirás, en palabras de los investigadores, funcionó a todos los efectos como si se tratase de una residencia oficial del Jefe del Estado, por lo que generó un gran volumen de documentación”. “Te encuentras de todo. Archivos que funcionan con medios y muy buenos profesionales, hasta archivos que no tienen ni siquiera una persona responsable ni medios, donde resulta muy complicado investigar”. “También resulta curioso que denieguen el acceso a documentación, por ejemplo, del periodo en el que se produce el incendio en el Pazo de Meirás. Pero a pesar de la cantidad de archivos consultados, y de alguna dificultad, a mí lo que más me sorprende es el miedo que aún existe para realizar declaraciones por parte de las personas que de alguna manera vivieron aquello. Todas tienen miedo, desean permanecer en el anonimato. Eso sí demuestra que existe un problema no resuelto y una gran anomalía democrática en este Estado“.

“Lo cierto es que no se puede comprender la entrega del pazo a Franco sin tener en cuenta que quien promueve todo esto son unas élites locales de A Coruña, élites políticas, financieras y empresariales.. El organismo encargado de gestionar y financiar la operación, la Junta Provincial pro Pazo del Caudillo.”

Carlos Babío habla de las maniobras corruptas que acaban entregando un Pazo al dictador y aumentando su patrimonio año tras año: “Estaban protagonizadas por unas élites que buscaban asentarse en las órbitas de poder del régimen. Esa es la razón fundamental que explica que entreguen un pazo a Franco. Una vez asentadas, tendrán acceso preferente a los favores de una administración corrupta de la que emanaban todo tipo de favores en función de esa posición. El ejemplo más gráfico lo encontramos en la figura de Barrié de la Maza. Es el que acaba resolviendo la entrega del Pazo de Meirás y la Casa Cornide a los Franco, es el que recibe los máximos favores del régimen”.

Las élites del Franquismo diseñaron una compleja operación administrativa que implicó a varias instituciones del Estado para que el dictador y su esposa pudieran hacerse con la Casa Cornide, un palacete del siglo XIX situado en la zona vieja de A Coruña, tasado ahora en millones de euros, y que hasta entonces era de propiedad pública. Sus herederos lo siguen disfrutando hoy en día, y allí guardan además algunas de las obras de arte y objetos de valor que el dictador robó durante su mandato y que también les dejó en herencia.

5a45477f08c20
Casa Cornide

Los Franco siempre han defendido que su propiedad es legítima y argumentan que el dictador se lo compró a su amigo Pedro Barrié de la Maza, el multimillonario banquero e industrial presidente del Banco Pastor, que había financiado los gastos militares de los sublevados contra la República y quien a su vez lo adquirió en una subasta pública organizada por el Ayuntamiento de A Coruña. Pero los documentos que muestran en su libro Babío y Pérez Lorenzo desvelan que todo fue un montaje del régimen para satisfacer un capricho de Franco y esposa.

Saqueo franquista

El gasto y el afán lucrativo de los Franco no tenían límite. Su patrimonio aumentaba poco a poco. El método para hacerse con más y más terrenos era siempre el mismo. La familia negociaba con los vecinos a través de la denominada Casa Civil, organismo creado en 1938, dependiente directamente del general fascista y que gestionaba todas las actividades que se derivasen de su función como jefe de Estado. Acordaba o imponía un precio para pasar luego los terrenos a propiedad de la familia, pero siempre inscritos a nombre del propio dictador.

Durante los años 80 y principios de los 90, la familia Franco vendió la mayoría de los terrenos obteniendo elevados beneficios. Fincas compradas a través de la Administración acabaron siendo aprovechadas para lucro de sus progenitores. En su poder, no obstante, continúan algunas propiedades que no pudieron vender “al no ser urbanísticamente apetecibles y estar protegidas”, como destaca Babío.

Con el resto ganaron, “muchas veces con recalificaciones por medio de las que sacaron también importantes beneficios”. “No se le puede sacar más rendimiento a un robo”, insiste quien considera imposible determinar cuál fue el valor de todas esas ventas y cuántas se llevaron a cabo.

Incluso surgieron empresas de la mano del expolio. Pazo de Meirás Productos de la Huerta explotaba fincas expropiadas, producía leche, lúpulo o madera. El Ministerio de Agricultura le facilitaba semillas e incluso las crías de los animales. Los investigadores poseen documentos en los que la Casa Civil de Franco agradecía a organismos públicos sus aportaciones.

En todas estas operaciones durante la dictadura, la familia del dictador se valía de la ayuda de las élites franquistas de A Coruña y alrededores. “Era una trama de favores, de favores mutuos a cuenta del erario público; se lucraron y aún se lucran las élites. Es la historia de la corrupción política de un régimen, pero va muchísimo más allá de ese inmueble y de sus terrenos; fue un macroexpolio, la gran vergüenza del Estado aún sin resolver”, añade el investigador, que aclara que “el Pazo de Meirás sirvió como oportunidad de negocio para la burguesía”.

La Casa Civil de Franco trabajó 37 años en ir aumentando a cuenta del erario público, las fincas y propiedades de los Franco en Meirás. Carlos Babío afirma contundentemente, que el franquismo robó y la democracia debería tenerlo resuelto en su día. Pero no lo hizo. Más bien, asegura, a partir de 1975 se continuó en la manera de blindar la impunidad franquista.

“El Pazo de Meirás es patrimonio del pueblo gallego; es un Bien de Interés Cultural y no se vende. ¡Que nos devuelvan lo robado!”, dicen estos días desde las redes sociales . Además, la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña advierte de que el inmueble “no se compra” porque “es de quien lo pagó, el pueblo gallego”. Así, llama a la ciudadanía a “manifestar su clara voluntad de que el Pazo pase a manos públicas”.

Fuentes: Diario16 // Memoriahistórica//Publico//Diario.es//BBC

Imágenes: Carlos Babío

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s