Elvis Presley: leyenda viva y rentable

A pesar de que sus padres pertenecían al movimiento pentecostal, en sus últimos años Elvis llevaba tres cadenas alrededor de su cuello con una cruz, una estrella de David y la letra de chai del alfabeto hebreo. Su explicación al respecto era simple: “Cuando muera no quiero quedarme fuera del Cielo por un tecnicismo”…

FireShot Capture 20 - Elvis Presley, una leyenda viva, y ren_ - http___es.euronews.com_2017_08_16_

Tal vez el ‘rey del rock’ consiguió lugar en el cielo, pero pese a que transcurren los años y las décadas, el mito de Elvis Presley se resiste a desaparecer de la tierra y miles de personas se reúnen estos días en Memphis, la ciudad en la que forjó su leyenda, para revivir año tras año su inolvidable figura. Unos 600.000 visitantes acuden cada año a su tumba, convirtiéndose así en el segundo lugar más visitado de Estados Unidos y generando unos 150 millones de dólares anuales.

La rentabilidad del mito

El 16 de agosto de 1977, el mundo pareció pararse cuando escuchó la noticia de que Elvis había muerto en su residencia. Desde entonces, su mansión ‘Graceland’ y la tumba que hay en el jardín son lugares de peregrinación. Un lugar de culto donde todos los meses de agosto, sus fans le rinden un homenaje especial. Al margen del significado e importancia de su huella artística, Elvis sigue siendo, cuarenta años después de su muerte, una fuente inagotable de negocio y de inspiración.

Elvis Presley es el cantante que ha vendido más álbumes a lo largo de la historia: 1000 millones de ejemplares. A lo largo de su carrera recibió 90 discos de oro y 25 de platino. Con 27 millones de dólares, Elvis fue el cuarto famoso fallecido con mayores ingresos en 2016 por detrás del cantante Michael Jackson, el caricaturista Charles M. Schulz y el golfista Arnold Palmer, según la lista anual de la revista Forbes.

Y desde el mundo audiovisual, los hermanos Weinstein, habituales colaboradores del cineasta Quentin Tarantino, preparan una miniserie de televisión sobre la vida de Elvis, una producción que cuenta con la aprobación de su exmujer, Priscilla Presley, y que será además el primer espectáculo que se rodará en ‘Graceland’.

graceland

Graceland, el templo

Cuando Graceland abrió al público hace 30 años, nadie sabía si tendría éxito. Casi 18 millones de visitantes después, la antigua casa de Elvis Presley es un negocio rentable que ha ayudado a transformar la ciudad de Memphis en un importante destino para los amantes de la música. Una atracción turística para miles de turistas que visitan sus habitaciones. La mansión recibe la visita de 600 mil personas por año, la segunda casa más visitada de los Estados Unidos, después de la Casa Blanca.

El ‘rey del rock’ murió el verano del ’77, y para principios de los ’80, Graceland se había convertido en una carga para sus albaceas, que enfrentaron altos impuestos a la herencia. Contadores y banqueros querían vender la casa, pero Priscilla Presley pensó que abrirla al turismo podría resolver los problemas financieros y al mismo tiempo mantener vivo el legado de Elvis.

Abrió sus puertas al público el 7 de junio de 1982 y en el primer día la visitaron más de tres mil personas. Vendieron las 3.024 entradas disponibles ese primer día y nunca cayeron por debajo de esa cifra. El éxito de Graceland generó un negocio mundial de comercialización y licencia que mantuvo fuerte la leyenda de Elvis mientras generaba ingresos por 32 millones de dólares al año. Y el flujo de turistas se ha mantenido estable, los visitantes llegan todo el año, pero en mayor medida en agosto, para la conmemoración anual de la muerte de Elvis. Graceland espera recibir a su visitante número 18 millones este año.

Graceland, ubicada a unos 20 minutos en auto del centro de Memphis en una colina en la comunidad de Whitehaven, permanece enfocada en la vida y música de Elvis. Los visitantes recorren la casa en una fila, pasando por la sala, el comedor, la cocina y la afamada Sala Jungla, donde los invitados rendían pleitesía al Rey. Discos de oro brillan en las paredes de un largo corredor. Su uniforme del ejército y los trajes que lució en películas y conciertos se exhiben en otra habitación.

Afuera, los turistas – algunos llorando – pasan junto a las tumbas de Elvis, su madre, su padre y su abuela. El parque que rodea la tumba, adornado con flores, incluye una fuente. La propiedad de 4,45 hectáreas está rodeada de majestuosos árboles y una arquitectura paisajista que incluye coloridas luces que iluminan la mansión de noche. El rey la había comprado en 1957 y fue un regalo para sus padres. La mansión pertenecía Thomas y Ruth Moore, que le dieron el nombre de Graceland en honor a su hija Grace. El rockero pagó 400 mil dólares.

El centro de visitantes se construyó luego con exhibiciones que incluyen sus autos favoritos y el ‘Lisa Marie’, su avión privado, además de una cafetería y tiendas de regalos que venden desde camisetas hasta graciosos muñecos hechos a semejanza de Elvis. Entre los planes futuros están mejoras por 50 millones de dólares al Boulevard de Elvis Presley y otra infraestructura cerca de Graceland.

gettyimages-105187739

Elvis sigue vivo

Cada año se celebra ‘La Semana de Elvis’ desde 1982, una enorme fiesta que congrega a los fans del músico en torno al 16 de agosto, el día en el que falleció en 1977. Una semana que dirigen su viuda Priscilla y su hija Lisa Marie (apoyadas por su club de fans y el ayuntamiento de la ciudad), y en la que puede haber los más variopintos programas y las más extrañas celebraciones:

Caracterizados muchos de ellos con el tupé y los extravagantes trajes de Elvis, los visitantes pueden disfrutar de un programa diseñado para hacer vibrar a cualquier fan del artista. Concursos de imitadores, conciertos por toda la ciudad, competencias deportivas, subastas, karaokes para grandes y niños, maratones fílmicos, conferencias, desfiles, tours guiados, relanzamiento de sus discos..  También hay actos más peculiares, quizá apropiados solo para expertos o amantes insobornables de Elvis, como un debate con compositores que escribieron temas para él, recitales de su época góspel y hasta una carrera benéfica de cinco kilómetros.

En realidad la fiesta se inicia en la noche del día 9, con las primeras eliminatorias del concurso de imitadores donde se aprecian Elvis de todo tipo y calidades; durante días irán eliminándose paulatinamente, para llegar a la gran final el día 17 (es uno de los eventos más populares de la Semana). El ganador se lleva 20.000 dólares, título acreditativo y un mega-cinturón estilo Elvis; al margen, un contrato para participar en Leyendas en concierto, junto a imitadores del propio Presley, Michael Jackson, Madonna y Sting, entre otros.

No obstante, el punto central de ‘La Semana de Elvis’ en Memphis es la vigilia que ha tenido lugar la noche del martes, en la que sus seguidores se reúnen para pasar la noche entre velas y recuerdos hasta ver los primeros rayos del sol del 16 de agosto, el aniversario de la muerte de su ídolo.

“En Memphis lo saben todos, pero es gente muy discreta y no dicen nada. Será mejor así”, cantaba el argentino Andrés Calamaro en el tema ‘Elvis está vivo’, y de alguna manera parece que en esa ciudad el espíritu del ‘rey del rock’ continúa presente entre sus admiradores.

mi-cm098_gracel_j_20151005164607

Elvis : la leyenda

“Fue muchas cosas. Incluso en su carrera: tienes al joven Elvis, al Elvis del Ejército y al Elvis de Las Vegas”, explicaba al diario local The Commercial Appeal la fan Marjorie Wilkinson. Su amiga Mary Hinds, que lleva 25 años seguidos acudiendo a ‘La Semana de Elvis’, añadió que el artista fue un referente: “Pasó de ser un cantante a una leyenda muerta del rock and roll y luego a una figura mítica… Es lo que tú quieres que sea”.

Pocos artistas transformaron de arriba a abajo la cultura popular en el siglo XX como hizo Elvis con su excitante aparición en los años 50 y con una trayectoria que incluye éxitos como ‘Suspicious Minds’, ‘Hound Dog’, ‘Jailhouse Rock’ o ‘Can’t Help Falling in Love’. Uniendo enseñanzas del country y el rhythm and blues hasta moldear el palpitante y visceral sonido del rockabilly, Elvis enamoró a los jóvenes, y aterró a los adultos, a base de sexualidad, miradas románticas, irresistibles bailes y la osadía de quien ha nacido para arrasar sobre el escenario.

Su vida también fue un ejemplo de las contradicciones del sueño estadounidense: el dios que tocó el cielo en los años 50; el humano confundido en los años 60, a contrapié frente a Bob Dylan, The Beatles o el movimiento hippie; y el ave fénix que resucitó en los años 70 para caer finalmente autodestruido y consumido por las adicciones a los fármacos.

Imágenes: Reuters // Getty

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s