La leyenda de Yuri Gagarin

Todos conocemos la historia oficial: Yuri Gagarin, un joven atlético proveniente de una familia humilde fue el primer hombre en el espacio. Lanzado desde el aeródromo de Baikonur, logró orbitar nuestro planeta en una nave que no se diferenciaba mucho de un lavarropas automático. Sin embargo, tras la caída de la Rusia comunista, un personaje apareció dispuesto a contar la verdadera historia…

yuri_gagarin-610x407

El 12 de abril de 1961 la Unión Soviética anunció al mundo que Yuri Gagarin había regresado con éxito del espacio exterior después de un vuelo de casi dos horas, a bordo de la cápsula Vostok I. La nave soviética Vostok 1 despegó del cosmódromo de Baikonur y orbitó alrededor de nuestro planeta durante 108 minutos a 27.400 kilómetros por hora. Gagarin iba a bordo, y dejó para la posteridad su asombro de que la Tierra sea azul o declaraciones como: “Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos”. Y tras la reentrada en la atmósfera terrestre, el astronauta salió despedido de la nave con la silla de inyección a unos 7.000 metros de altura, descendió en paracaídas y aterrizó en la pradera de una granja de la comarca de Saratov, a cerca de 400 kilómetros de distancia de donde le esperaban para rescatarle.

Gagarin se convirtió en un héroe nacional y en un orgullo para la Unión Soviética, como el primer ser humano en órbita, en medio de la confrontación de la Guerra Fría. Fue un triunfo del programa espacial ruso frente al estadounidense, si bien su colega yanqui Alan Shepard hizo lo propio en la Freedom 7 menos de un mes más tarde.

Pero, entre el secretismo y la competición de las dos superpotencias, surgieron las teorías conspirativas acerca de diez astronautas que habían perecido en misiones tripuladas anteriores a la de Gagarin y de un herido grave. Algunas historias hablaban de una cosmonauta incinerada en el reingreso y de otro, amigo de Gagarin, tomando el vuelo previo del que no se esperaban grandes resultados, para proteger a su amigo. Algo que habría llevado a Yuri a una depresión en la que se sumergió en la bebida, llegando a incomodar tanto a sus superiores, que muchos piensan que su accidente aéreo posterior (donde perdió la vida) fue programado por el Kremlin.

Vladimir Ilyushin
Vladimir Ilyushin

Lo que se sale de los rumores para entrar en el campo de los hechos es que unos días antes, el 7 de abril, se había enviado al espacio a otro hombre del que se supo su historia en épocas de la Prestroika. Fue el cosmonauta Anatoli Grushenko, quien desertó a los EE.UU, el que confirmó una historia inaudita: Vladimir Ilyushin, hijo del célebre diseñador de aviones Sergei Ilyushin y piloto experimentado que había batido varios record de vuelo y altura, fue el encargado de realizar ese primer vuelo humano. La cápsula, apodada “Rossiya”, alcanzó los 300 km de altitud y emprendió un vuelo orbital que incluyó las primeras señales recibidas desde el cosmos. Tras la primera órbita surgieron los problemas y Vladimir Ilyushin quedó incomunicado con Tierra. Al mismo tiempo los rusos notaron que el cosmonauta había perdido el conocimiento por lo que tras la tercera vuelta al planeta lograron traerlo de regreso.

Los problemas no terminaron allí ya que las fallas de la cápsula provocaron que el reingreso se convirtiera en una especie de caída descontrolada que terminaría por impactar en territorio chino. De hecho, el sistema de seguridad que separaba al cosmonauta de la cápsula antes del golpe, haciendo que cayera con su propio paracaídas fue un fracaso. Vladimir Ilyushin sufrió severas heridas al dar de lleno en Tierra con la “Rossiya”.

La historia completa con que el ejército chino decidió mantener vivo al cosmonauta quien tras un año internado en un hospital fue devuelto a su patria donde -lejos de recibirlo como un héroe- lo instruyeron en la necesidad de que guarde el secreto de todo lo ocurrido.

4059.600x450

La demás informaciones publicadas en la prensa occidental entre 1957 y abril de 1961, con posteriores ampliaciones, se basaban en supuestos informes de los servicios de Inteligencia de diferentes países que, no sólo no aparecieron nunca, sino que, además, se supo luego que las misiones mencionadas no contaban con tripulación alguna y que los apellidos de esos astronautas coincidían con los de ingenieros de pruebas soviéticos que comprobaban el buen funcionamiento de todo el aparataje.

Muy destacada fue la aportación de dos hermanos italianos, Achille y Giovanni Judica-Cordiglia, que aseguraban haber captado comunicaciones de aquellos astronautas en su trance fatal desde la Torre Bert de Turín, como los ruidos estertóreos de uno que, supuestamente, se asfixió poco antes de la misión de Gagarin o el de una tripulante que, según ellos, falleció durante la reentrada en noviembre de 1963. Sus grabaciones han sido tachadas de fraude por sus numerosas inconsistencias, incluyendo el desconocimiento de los protocolos de comunicación soviéticos y hasta errores gramaticales del idioma, y porque ninguna otra estación de radio del mundo había captado nada semejante. La historia de ambos ha sido presentada en programas televisivos, como el Cuarto milenio de Iker Jiménez.

Realmente, lo cierto es que el primer astronauta fallecido en una misión espacial fue Vladímir Komarov, que tripulaba la desastrosa Soyuz 1 y se estampó con dicha nave contra la tierra durante su regreso anticipado a 200 kilómetros por hora, en Orsk, al sur de los Urales.

Vladimir Komarov
Vladimir Komarov

Cuando Gagarin falleció en un accidente de aviación en marzo de 1968, siete años después de su paseo espacial y con sólo treinta y cuatro años, no se revelaron las causas verdaderas del siniestro, que se achacaron al posible estado de ebriedad del astronauta o incluso a un ataque de pánico. Gagarin pilotaba un caza de entrenamiento con su instructor, Vladimir Seryogin; cayeron en picado sobre Novosyolovo, cerca de Moscú, y se hundieron hasta seis metros en la tierra. Las versiones mencionaban un desmayo, una maniobra imprevista o una turbulencia como las causas probables.

Y hubo que esperar hasta junio de 2013 para que el ex astronauta Alekséi Leónov contara que, según un informe de 1986 desclasificado, Gagarin y Seryogin perdieron el control del aparato debido al efecto de una onda de choque supersónica generada por un avión de pruebas, cuyo piloto no había respetado la altitud prevista. El avión de Gagarin se estrelló cerca de Moscú el 23 de marzo de 1968.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s