Danzad, danzad malditos !! : retrato de la Gran Depresión

El jueves 24 de octubre de 1929 fue un día gris que marcó profundamente la historia por ser el detonante de La Gran Depresión, una de las etapas más oscuras y miserables en el mundo, principalmente en Estados Unidos, tras el desplome de la Bolsa de Nueva York. Hecho que trajo consecuencias catastróficas que tuvieron alcance en la política, la economía, la sociedad y cultura…

crisis-de-1929

Los estragos económicos acarreados por la Gran Depresión culminaron en numerosas quiebras bancarias. El panorama social era devastador, se registraron múltiples muertes derivadas principalmente de suicidios y hambre.

En 1932 había en el mundo 40 millones de desempleados. La población juvenil fue quien sintió con mayor impacto el fuerte golpe económico, pues sus esperanzas de obtener un primer empleo se vieron anuladas. Las fotografías de la época son un fiel testigo de aquel horror; las gentes hacían lo que fuera por poder comer y así uno de los espectáculos más bochornosos, crueles e inhumanos que se dieron fueron las maratones de baile.

 

La decadencia humana

Las maratones de baile consistían en pruebas de resistencia en la que las parejas bailaban casi sin parar durante cientos de horas compitiendo por el premio o simplemente por tener durante un tiempo techo y comida, reflejando así la desesperación de muchas personas durante esta etapa de la Gran Depresión, ya que se alimentaban doce veces al día: harina de avena, huevos, tostadas, naranjas, leche…lo cuál era un gran aliciente en una época en la que muchos no podían conseguir pan.

Contaban con servicio médico, pero frecuentemente se veían casos de estados de fatiga parecidos al coma; delirios de persecución, histerias, colapsos…Únicamente podían descansar 15 minutos cada hora, tiempo que debían aprovechar para asearse o dormir. A quienes caían rendidos de sueño se les obligaba a oler sales aromáticas o eran metidos en una bañera con agua helada o despertados con una bofetada. El reto era seguir bailando y resistir para no desfallecer. Si las rodillas de alguno tocaba el suelo durante el baile, la pareja era automáticamente descalificada.  Envueltos en una esfera de miseria y muerte, lentamente los participantes iban perdiendo la fuerza, la dignidad y las ganas de vivir.

Los concursantes tenían que conseguir un promotor local que les ofrecía una pequeña cantidad de dinero a cambio de publicidad para su empresa. La entrada para ver éste espectáculo era de 25 centavos , pero cuando el público mermaba sensiblemente o dejaba de asistir, los organizadores buscaban atraer de nuevo la atención programando “acontecimientos” tales como eliminación de los 15 minutos de descanso, bodas o carreras.  Envueltos en una esfera de miseria y muerte, lentamente los participantes iban perdiendo la fuerza, la dignidad y las ganas de vivir.

 

En 1935 el escritor Horace McCoy describió aquellos horripilantes escenarios en la novela ¿Acaso no matan los caballos? publicada en 1935 y en 1969 el director estadounidense Sydney Pollack adaptó la novela a la pantalla grande, cuyo título en español fue: Danzad, danzad, malditos !!. 

La condición humana

‘Danzad, danzad, malditos’ basada en la novela de Horace McCoy y ambientada en la etapa de la Gran Depresión Americana tras el crack del 29. En definitiva un film de carácter pesimista, con matices claustrofóbicos, que trata y analiza el comportamiento e interactuación de la condición humana, desafiando y forzándola hasta el extremo, ya que al final de la película los personajes se encuentran al borde del colapso emocional, en un período de dificultades e inestabilidad a todos los niveles, destacando el personal.

La historia sitúa al espectador en Estados Unidos, en la cuidad de California, en plena época de la Gran Depresión a comienzos de los años 30. La acción se desarrolla en el muelle de Santa Mónica, durante uno de los populares maratones de baile que se organizaban en EE.UU. en esta época. Las normas consisten en bailar en parejas durante días, de forma continuada, con pausas mínimas. La pareja que resiste bailando durante más tiempo es la ganadora del premio final de 1500 dólares, dinero muy útil en un ambiente de crisis y miseria. A la ciudad de California acuden muchos jóvenes con el sueño de ser actores y que ven en esos concursos una forma de ganar un poco de dinero y de tener un lugar en el que dormir y comer al menos durante su participación en el concurso. Pero son gentes desesperadas, de toda edad y condición las que se apuntan a dicho concurso.

En el film se observa la crueldad que puede llegar a alcanzar el negocio de la televisión y también de la propia raza humana cuando, mientras los concursantes fuerzan los propios límites de su resistencia física y psíquica, un público aburrido, sediento de morbo y avieso encuentra su diversión contemplando el sufrimiento de los concursantes y participando en la infamia de éstos.El director hace retroceder en el tiempo la acción, centrándola en una época de penurias económicas que tuvo que convertir sus miserias en un denigrante espectáculo, visto para muchos como una mísera subsistencia para un grupo social desarraigado.

El director centra en la película aquellos conceptos propios del ideal capitalista, es decir, la salvaje competitividad, la explotación, la marginación, la intolerancia…Que encaran perfectamente los principios de una sociedad de consumo. Aquellos crueles maratones de baile fueron sólo una muestra del alcance de la decadencia humana ante una crisis que puso a prueba los valores de la sociedad capitalista.

1303820

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s