La ilusión de los ‘Oscar’ frente a la industria real

Los Oscar son un ejercicio de autocomplacencia; la industria se premia a sí misma, por vanidad corporativa, por exhibición de poder económico y por táctica comercial. El principio de Hollywood es el propio espectáculo. Los Oscar miden la imagen que tiene la industria de sí misma: edénica y narcisista. Le encanta ser observada. Enseña en el escaparate lo que entiende por calidad, pero en la trastienda habitan los poderes reales.. 

lee

La estatuilla dorada del caballero cruzado, desnudo y enhiesto sobre un rollo de película, se considera uno de los máximos reconocimientos que entrega la Academia de las Artes y Ciencias del Cine, con sede en Los Ángeles, California. Los Óscar son otorgados anualmente cada mes de febrero o marzo. Aunque algunos consideran los premios de la Academia como el mayor galardón posible para los creadores relacionados con el cine, en realidad se trata de un gesto de congratulación que extiende un gremio nacional a sus afiliados y simpatizantes.

Historia

La primera ceremonia de entrega tuvo lugar el 16 de mayo de 1929 en el hotel Hollywood Roosevelt, y durante las primeras ceremonias se mantiene un equilibrio entre Fox y Paramount, pero en los años treinta la tercera de las grandes productoras, la Metro Goldwyn Mayer toma la delantera durante tres décadas.

Fue el 4 de mayo de 1927 que unos treinta y seis profesionales de la industria cinematográfica convocaron una reunión para crear la “Academy of Motion Picture Arts and Sciences” con el objetivo de “mejorar la calidad artística del cine, crear una plataforma común para las distintas ramas y oficios de la industria, fomentar la investigación técnica y el progreso cultural”. La estatuilla que representa su premio fue elaborada al año siguiente por el escenógrafo de la Metro Goldwyn Mayer, Cedric Gibbons, y según indican algunas fuentes el actor y director mexicano Emilio Fernández (El Indio Fernández) sirvió de modelo para dibujar el boceto. El nombre de Óscar, fue acuñado por la actriz norteamericana Margaret Herrick, cuando mencionó que el hombre de la estatuilla, se parecía a su tío Óscar.

Una de las circunstancias que contribuyeron a que estos premios adquirieran mayor popularidad fue que nacieron en el transcurso del cine mudo al sonoro. Por ello, en la primera ceremonia todas las cintas seleccionadas eran mudas. Al año siguiente, el sonido inunda la entrega de los Oscar, por eso no es extraño que triunfara un musical como “Melodías de Broadway” de Harry Beaumont.

A partir de 1931 el premio se conocería popularmente con el nombre de Óscar, luego de 1934 concursan las películas estrenadas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre anteriores a la entrega de la estatuilla. A partir de 1935, tuvo inicio una tendencia democratizadora, con Frank Capra dirigiendo la Academia, que intentó evitar presiones de las grandes empresas productoras y favoritismos de los académicos.

academy-awards

Diseño de la estatuilla

Cedric Gibbons fue quien eligió el diseño de la estatuilla: un hombre desnudo posando con una espada y erguido sobre la bobina de una película con cinco pequeñas cavidades, cada una de ellas representando las secciones de las que se componía la Academia: actores, directores, escritores, técnicos y productores. Inicialmente, el material elegido para realizar la estatuilla era el bronce, sin embargo, se tuvo que sustituir por yeso durante la Segunda Guerra Mundial debido a la falta de materiales. Hoy en día está bañado en oro de 14 kilates que hace que la figura tenga un acabado más pulido.

El famoso “Oscar” mide unas trece pulgadas y media y pesa cerca de nueve libras. Su diseño no ha cambiado desde 1945, cuando se le realizó una modificación en el grosor del pedestal. A partir de 1949 estos galardones contienen un número de serie.

¿Qué premian exactamente los Oscar?

¿La excelencia de la dirección, de la interpretación o de los guiones? Bastaría para descartar esta respuesta el recuerdo de que Alfred Hitchcock nunca recibió la estatuilla, y otros grandes artistas fueron premiados a título honorífico. ¿Los premios se reparten siguiendo las directrices de los núcleos de poder en Hollywood?.

En cada una de las ceremonias de premiación, donde ganaron o perdieron determinadas películas, se confirmaron los triunfos del cine de entretenimiento y la taquilla, se crearon mitos y prestigios, y se estableció una cierta tendencia a la vanidad y la fanfarronería según la cual Hollywood se autocongratula, en primer lugar, como la Meca de un cine consagrado a la fabricación de mitos, diversiones y subterfugios, y en segundo lugar, el arte y la cultura cinematográfica.

Conseguir el Oscar es uno de las máximos anhelos de todos los vinculados con el cine norteamericano por la inmediata fama que confiere, el alza de la popularidad y los contratos jugosos que casi siempre representa. Las razones de la tanta algarabía con el Oscar son simples: el salario de Meryl Streep se multiplicó por diez después del Oscar por Kramer vs Kramer, y Sally Field, después de Norma Rae, exigió dos millones por filme.

will-smith-759

La polémica se sirve cada año

Con frecuencia, las semanas previas a la entrega de los premios Oscar están marcadas por distintas controversias: de la edad de los votantes de la Academia y su poca diversidad racial, a los olvidados y postergados que se quedan fuera de las candidaturas.

El anuncio de las candidaturas a la próxima edición a los Oscar está dando mucho que hablar. La polémica ha vuelto a salpicar a los Premios de la Academia por culpa de la ausencia de actores de afro-americanos en la lista de nominados, algo que se produce por segundo año consecutivo. Entre los nominados en las categorías de interpretación, direccion y guión sólo hay dos personas que no son de raza blanca (un latino y un asiático). Esta situación resulta intolerable para muchos actores y cineastas, y varios de ellos han querido denunciarlo públicamente.

Una de las primeras voces que se alzaron contra la Academia fue la de Jada Pinkett Smith: “En los Oscar, la gente de color siempre es bienvenida para presentar premios… incluso para entretener, pero raramente son reconocidos por sus logros artísticos. ¿Deberíamos abstenernos todos juntos de participar en ellos?”. Su marido, Will Smith, ha confirmado en una entrevista concedida a Good Morning America que no acudirán a la gala, argumentando que si lo hicieran estarían dando su aprobación a una situación con la que no están para nada de acuerdo.

La Academia pasó por alto el papel de Smith, que fue alabado por la crítica al momento del estreno. El polular Will Smitch interpreta al doctor Bennet Omau  en “Concussion” (titulada “La verdad oculta” en Latinoamérica). “La verdad oculta” narra la historia de cómo Omalu logró identificar una enfermedad degenerativa (traumatismo craneoencefálico crónico) que afectaba exclusivamente a los jugadores de fútbol americano y que estaba causando serios problemas a algunos profesionales retirados. Al actor, que es considerado el más rentable de Hollywood por la revista Forbes, no le alcanzó para llegar al quinteto de candidatos, donde figuran Matt Damon y Leonardo DiCaprio, entre otros.

Pero más allá de la polémica, el corazón de “Concussion” es una historia de la vida real que sacudió los cimientos del deporte más popular y rentable de EE.UU. y que puso en jaque a la entidad que lo maneja: la Liga Nacional de Fútbol Americano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s