Julio el rojo : el general pacifista

El fichaje bomba de Iglesias, apodado ‘Julio el rojo’ en los cuarteles de los 70, se autorretrata como progresista y demócrata desde siempre. El entonces capitán y piloto de caza, lector y curioso empedernido, empezó a tomar notas de todo el 23F. Hoy acumula 15 tomos de 500 páginas..

Wikimedia
Wikimedia

La noche del 23-F, el capitán y piloto de caza José Julio Rodríguez Fernández, de 32 años, decidió empezar a tomar notas de todo lo importante que viera, escuchara y leyera en su vida. Aquel primer capítulo lo tituló “Qué noche la de aquel día”, como el disco y la película de los Beatles. Material no le faltaba. Estaba en su barracón de la Base Aérea de Manises, en la Valencia tomada por Milans del Bosch, donde cumplía servicio en el barracón de alarma, como piloto del Mirage III, listo como siempre para salir en cualquier momento al aire en menos de 15 minutos. Ya entonces sus convicciones de hombre “progresista” y “demócrata convencido”, que nunca ocultó, le hacían valedor ante algunos compañeros del mote de “Julio el rojo”.

La infausta noche del día aquel, el capitán Rodríguez temió el fin de todo lo bueno que los españoles acababan de conquistar, como poco. “Estuvimos muy cerca del desastre. Y jugó el factor de la suerte; por ejemplo, en el hecho de que los golpistas no llegaran a cortar las emisiones de TVE”, rememoraba el general el pasado viernes en conversación con ‘La Vanguardia’. Él, que como sus compañeros y toda Valencia sólo oía por la radio una sucesión de marchas militares salteadas por la lectora del bando de Milans del Bosch, consiguió captar la BBC por onda corta que informaba de la situación en Madrid y hablaba del anuncio de la intervención del Rey. Eso le tranquilizó lo justo. Pero la angustia del momento le dejó una huella indeleble.

Cuando Rodríguez recordaba el viernes aquellos hechos, no sabía que en ese mismo instante el Consejo de Ministros estaba aprobando su cese forzoso por “pérdida de confianza” al haber “faltado al deber de neutralidad” con las declaraciones políticas que había empezado a hacer al poco de anunciarse el miércoles –para conmoción de todos y disgusto de los socialistas– el notición de su enrolamiento en Podemos. Él había pedido el retiro voluntario, pero el Gobierno del PP optó por imponérselo como sanción.

De ese modo, sin honor oficial pero con orgullo personal, se cerraba la página de una larga e intensa carrera en la que el ahora número dos de la lista de Podemos por Zaragoza alcanzó lo más alto, la jefatura del Estado Mayor de la Defensa; ahí llegó en julio de 2008 de la mano de la hoy “sorprendida” ex ministra Carme Chacón, que no lleva nada bien eso de que quien fue su mano derecha durante tres años y medio se haya pasado al enemigo.

¿Que escribirá Rodríguez sobre este cambio radical en su vida para, en cuanto los medios le dejemos en paz, añadirlo a su “caja de notas”, que según precisa contiene ya 14 o 15 tomos de 500 páginas? ¿Qué apuntes pueden subrayarse sobre sus pensamientos y recuerdos de estos días cruciales? Hay que estar atento cuando el general Rodríguez habla. Porque suele hablar bajo; sin darse importancia aunque lo que esté diciendo tenga enjundia. Y suele tenerla. El fichaje bomba del partido morado para las generales del 20D es hombre discreto y tímido confeso. Pacífico y en cierto modo pacifista, como lo indican sus reflexiones sobre la materia que domina: “La mayoría de los problemas de seguridad de nuestros días no tienen una solución militar, aunque lo militar es casi siempre parte de la solución. No necesitamos tanto derrotar a fuerzas y grupos armados hostiles como construir sociedades estables gobernadas por instituciones viables”, afirma. Y añade: “Es lógico que los militares, al saber el desastre que implica el uso de ese último recurso que es la fuerza de las armas, seamos todos pacifistas. Yo, al menos, así me lo considero en ese sentido”.

“Todos los conflictos tienen vías de solución pacífica”, opina. Y el de Catalunya no es menos. “Eso tienen que resolverlo los españoles y los catalanes a través de la democracia y con una garantía constitucional” –señala–, lo que requiere “diálogo, paciencia y mucha negociación”.

De padre militar, el “ministro de Defensa ideal” de Pablo Iglesias sintió primero la necesidad de “volar” y sólo más tarde, metido ya en el Ejército, le sobrevino la vocación castrense. Pero en realidad nunca dejó de vivir en las nubes, en el sentido más elevado, como por otro lado corresponde a un tipo cuyo perfil recuerda más a la efigie de un pensador griego que a la de un general del Aire. Lo cierto es que en los años 70, cuando tenía veintipico y aprendía a manejar los Mirage III comprados a Francia, el piloto aprovechaba sus viajes de formación al país vecino para visitar la Librairie Espagnole del Barrio Latino de París. Allí es donde se surtía de la información y las visiones sobre su país que el Franquismo censuraba. “Compraba los libros de Pierre Villar, Hugh Thomas o Gerald Brenan acerca de la Historia y la realidad de España, y así aprendía por mi cuenta”, recuerda de aquellos tiempos, cuando simpatizaba con la Unión Militar Democrática (UMD). Lector y curioso empedernido, ahora sus autores favoritos son Philip Roth y Martin Amis.

El ya militar jubilado pero flamante político en activo reparte su tiempo libre entre esas lecturas, los ratos en familia, la asistencia a tertulias con los amigos, las conferencias de gente que a la que sigue y, tal como se intuye por su físico de campeón para un tipo de 67 años, el deporte. “Corro y nado, aunque cada vez menos. Pero he hecho de todo: baloncesto, esgrima, deportes náuticos…”.

Nacido en Ourense en 1948, casado y con cuatro hijos -tres de ellos de un matrimonio anterior- asegura Rodríguez que algunos familiares y amigos le han confesado que su opinión sobre Podemos ha cambiado gracias a su decisión. “Alguno me ha dicho que les votará por mi culpa”, añade satisfecho. Y aunque reconoce que lo de hablar con la prensa le cuesta, remarca que lo hace convencido: “Tengo pocas ideas pero claras. Si esto sirve para sumar y si mi bagaje da buena imagen al proyecto, eso que ganamos”. De militar a militante de Podemos. Un hito. Un golpe.

De su etapa como Jefe de las Fuerzas Armadas, se recuerda su afición a suprimir cualquier acto religioso de las celebraciones militares en las que intervenía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s