La isla de Jackie

El magnate Aristóteles Onassis compró la isla de Skorpios y creó en ella su edén particular. Allí se casó con Jackie Kennedy, fue refugio de su desastrosa convivencia matrimonial, y allí reposan sus restos y los de sus hijos…

islas_de_famosos_652892904_650x

Por Vicky Vilches

Farhad Vladi mantiene una larga, pasional y lucrativa relación con las islas privadas. El empresario alemán, ya septuagenario, es el bróker de referencia de este peculiar mercado inmobiliario especializado en la compra, venta y alquiler de pequeños trozos de tierra rodeados de agua. Vladi, que ha intervenido en la transacción de centenares de islas desde que comenzó su actividad en 1971, es capaz de valorar con objetividad los pros y contras de las propiedades que le ofrecen, pero también sabe ver esa aureola casi mágica que despiertan en el común de los mortales. “Aristóteles Onassis tiene mucho que ver con esta mitificación. Para toda una generación, Skorpios es la prueba del triunfo económico y social, de poder poseer cualquier cosa sin renunciar a una vida glamurosa y a la intimidad“. Además de símbolo de estatus perfecto para el macho alfa, este caso es paradigmático porque el magnate griego hizo de este minúsculo territorio un edén. “Continúa siendo una de las mejores islas privadas. Tiene pedigrí, historia, excelente localización y abundante provisión de agua potable. Supera con creces todos los requisitos del check list que un comprador ha de tener en mente al adquirir una isla”, explica Vladi con profesional criterio.

No era tan completa cuando el armador se hizo con estas 1.200 hectáreas situadas en la costa occidental de Grecia. Corría el año 1962 cuando el magnate pagó por su capricho 3,5 millones de dracmas, el equivalente a unos 12.000 euros de la época. Pura ganga. ‘Peccata minuta’ para el hombre más rico de su generación. Además tuvo que adquirir una montaña en la cercana isla de Nidri para garantizar el suministro de agua dulce y posteriormente construyó todo un sistema de canalización submarina entre ambas propiedades. Una vez asegurado el líquido elemento, Onassis empezó a diseñar un edén que en nada se asemejaba a ese peñasco árido con forma de escorpión donde correteaban algunas cabras.

Teleguia-Pagina_Negra-Aristoteles_Onassis-John_F-Kennedy-Maria_Callas-Jacqueline_Kennedy_LNCIMA20131122_0178_27

En sus barcos y aviones hizo llevar hasta allí árboles y plantas de cuatro continentes, hasta un total de 200 especies arbóreas, así como arena fina de las playas del norte de África. Y mientras llenaba Mónaco de hormigón, él levantaba para sí este verde parnaso en el Mare Nostrum, donde atracaba con su famoso yate Cristina, seducía a la Callas y agasajaba a los Grimaldi. Aunque le gustaba pernoctar en su célebre barco, hizo construir una casa principal y otras pequeñas viviendas, un embarcadero y un helipuerto. También una iglesia ortodoxa. Y en ella tuvo lugar, el 20 de octubre de 1968, uno de los enlaces más sorprendentes del siglo. En este rincón del Mediterráneo, Jackeline Kennedy dejó de ser la viuda de América para convertirse en Jackie O. De este señalado día son algunas de las pocas imágenes tomadas en la isla con el consentimiento de su propietario, orgulloso de facilitar ese suculento material gráfico que dejaba constancia de que la mujer más famosa del momento se convertía en su mujer. La recepción posterior a la ceremonia religiosa tuvo lugar en el Cristina, mucho más lujoso que las estancias de la isla.

Señora de Skorpios

Con el bagaje que confiere haber redecorado la Casa Blanca, la nueva señora de Onassis acometió algunos arreglos en Skorpios, principalmente centrados, se dice, en hacer desaparecer cualquier vestigio, recuerdo o pertenencia de Maria Callas, anterior señora de Skorpios. “Cuando visité la isla, me llamó la atención lo modestamente que vivía el matrimonio. La naturaleza era asombrosa, no así sus sencillas construcciones”, señala Vladi. Pero no era precisamente por un afán ahorrador de Jackie O, de quien se dice empezó a dar cuenta de sus costosos caprichos y del desdén por su marido en la isla. Entre las leyendas que rodean lo que allí sucedió, se cuenta que la señora de la casa se hacía traer en avioneta desde otra isla situada a más de 300 km los únicos bollitos que le gustaban para desayunar.

1968-onassis_1837960i

Y mientras las desavenencias matrimoniales se hacían evidentes, ocurrió un hecho impensable para una criatura salida de este Camelot de cuidada escenografía. En 1972, el paparazzo Settimio Garritano consiguió el reportaje gráfico del año: la reina de América desnuda mientras tomaba el sol en una parte de la isla que solía frecuentar sola para tal fin. El reportaje fue publicado en Playmen, la versión italiana de Playboy, pero prácticamente ningún gran editor mundial se atrevió a hacerle un hueco en sus páginas. Tuvieron que pasar tres años para que un medio de EEUU lo publicara.

Es la época del Jackie O al Jackie Oh!! El periodista y escritor norteamericano Christopher Andersen, autor de diversas biografías de los Kennedy, reveló hace dos años en uno de sus libros que fue Onassis el que facilitó la localización exacta de su esposa al fotógrafo, como parte de una campaña de desprestigio a su figura pública en venganza por esos años de desastrosa convivencia matrimonial. Solo unos meses después, la isla pasó de ser escenario de escándalos impublicables y calculadas vendettas a proscenio de tragedia griega. A principios de 1973 fallece en accidente de aviación, con tan solo 24 años, el primogénito de Onassis, Alexander, que será enterrado en la pequeña iglesia de la isla, cuyo nombre solo volverá a relacionarse con hechos luctuosos: los entierros del patriarca, en 1975, y de su hija Cristina, en 1988.

Si Camelot desapareció con la muerte de JFK, toda esa aureola de glamour y exclusividad que un día tuvo la isla más codiciada parecía sucumbir víctima de un extraño veneno. Es curioso que Skorpios deba su nombre a la forma de un arácnido que puede llegar a ser mortal. Dicen que para huir de esa maldición, Athina Roussel Onassis, que la heredó de su madre cuando tenía 3 años, rara vez la ha pisado y desde hace tiempo mostraba interés por deshacerse de ella. La venta, la transacción, la traición o como quiera llamarse, porque de todo eso la han bautizado, se consumó en 2013 en favor de otra heredera también amante de los caballos y educada en Suiza: Ekaterina Rybolovleva.

Hija del oligarca ruso Dmitry Rybolovlev, propietario de un imperio de fertilizantes y dueño del AS Monaco, la adquirió para su primogénita por una suma que diversas fuentes estiman en unos 120 millones de dólares. Sea cual sea la cantidad, no parece haber mermado la fortuna de papá, estimada en 9.000 millones de dólares y con declarado gusto por el coleccionismo de los llamados bienes trofeo. La discreción preside este segundo acto en la vida de Skorpios, que experimenta hoy una interesante puesta al día con matices ecológicos y sostenibles y con visos de convertirse de nuevo en escenario más de alta comedia que de tragedia.

La prensa griega dio cuenta el año pasado de la fabulosa fiesta de 25 cumpleaños celebrada en la isla por su nueva propietaria. ¿Ha entrado Skorpios en el mapa de la jet set internacional del siglo XXI? La respuesta es afirmativa si damos crédito a informaciones publicadas por la agencia de noticias griega ANA que aseguran que a la celebración acudieron desde Alberto de Mónaco y su sobrina Carlota, hasta Beyoncé y Rihanna. La prensa local dio cuenta de unos fastos que incluyeron la más espectacular búsqueda del tesoro de la que se tiene noticia, los banquetes más fastuosos y la llegada de los mejores yates para albergar al centenar de invitados. Todo recordaba a los años del griego de oro.

La-heredera-rusa-que-saca-lustre-al-para-so-griego-de-los-Onassis

Rybolovleva no admitió regalos y en su lugar pidió donativos para los niños de la zona más castigados por la grave crisis económica que atraviesa el país. Es curioso que en una de las situaciones más duras que recuerda la república helena resurja el mito de Skorpios. Y no solo eso. Según han publicado diversos medios, Ronaldo podría haber regalado una isla griega a su amigo y poderoso agente Jorge Mendes con motivo de su reciente boda. Es solo un rumor, como la adquisición de diversas pequeñas islas por parte de la familia real de Qatar. Compra barato, vende caro, cobra rápido era el lema de Onassis, una fórmula que parece funcionar hoy en el Jónico y en el Egeo y que pondría en manos de quienes pueden pagar a tocateja estos pequeños trozos de paraíso donde jugar a ser robinsones de luxe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s