El Papa anunciará reformas al proceso de anulación de matrimonio

Es una decisión que durante décadas han esperado muchos católicos alrededor del mundo: cómo facilitar el proceso de anulación de un matrimonio católico después de haberse divorciado y vuelto a casar fuera de la iglesia…

Este martes quizás obtendrán respuesta: se espera que el papa Francisco anuncie nuevas reformas en la Iglesia Católica sobre este proceso. El Vaticano indicó el lunes que el pontífice había escrito un documento Motu Proprio (que en latín significa “por su propia iniciativa”) que se traducirá en cambios en los procedimientos con los que los católicos pueden obtener una anulación. Aunque no dio detalles sobre qué tipo de cambios serán, se espera que el procedimiento –que actualmente es sumamente complicado– sea simplificado y sobre todo, que sea gratuito.

Prerrequisitos

La anulación, que se conoce oficialmente como “decreto de nulidad”, es un dictamen con el cual un matrimonio no es válido bajo las leyes de la Iglesia porque faltan ciertos prerrequisitos, como la libre voluntad, la madurez psicológica o la disposición para tener hijos.

La iglesia Católica no reconoce el divorcio para sus 1.200 millones de miembros. Actualmente se considera que los católicos que se divorcian y se vuelven a casar –en servicios civiles fuera de la iglesia– continuan casados a su primer cónyuge y por lo tanto viven “en pecado” con la segunda pareja. Esto les impide recibir sacramentos como la comunión. Y sólo pueden buscar una anulación aquéllos que puedan demostrar su derecho al “decreto de nulidad”.

Este proceso, sin embargo, es excesivamente complicado: la mayoría de las anulaciones se llevan a cabo a nivel de diócesis local, pero cada decisión debe ser analizada por un segundo tribunal, aún cuando ninguna de las partes impugne el hecho. Si ocurre que ambos tribunales lleguen a decisiones opuestas, el caso se envía a la corte de apelaciones del Vaticano para obtener una decisión.

La Rota Romana -el tribunal más alto y que toma la decisión final- ha declarado cerca de 300.000 nulidades matrimoniales en sus 680 años de existencia documentada. Quienes abogan por una reforma afirman que los actuales procedimientos son obsoletos y demasiado complicados, por lo que desalientan a quienes tienen razones legítimas para buscar una anulación.

Por ejemplo, en Colombia el trámite puede durar entre seis meses y un año, se debe hacer ante una arquidiócesis o una parroquia ubicada en una ciudad capital y su costo puede rondar los US$300.
“Disolver un matrimonio es algo muy serio, no es un carro o una finca. Se requiere alrededor de un año para poder dar respuesta concreta a cada caso: analizar las pruebas, hablar con los testigos“, le dijo al diario El Tiempo monseñor monseñor Libardo Ruiz, presidente del tribunal eclesiástico colombiano.

La situación de los católicos que se divorcian y vuelven a casar y que desean una total participación en su iglesia es un asunto muy debatido y se espera que sea uno de los principales temas de la agenda en el sínodo de obispos de todo el mundo que se celebrará en el Vaticano el mes próximo.

BBC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s