El hombre que creó al ‘gigante’ de Rajoy para Cataluña

Iván Redondo. Probablemente su nombre no les suene de nada. Su trabajo consiste precisamente en eso. En estar en la sombra mientras crea candidatos ganadores en un tiempo récord. Su lema ya lo dice todo: la política es el arte de lo que no se ve. Y tanto es así que es difícil encontrarle una fotografía junto a alguna de sus criaturas más reconocibles…

entrevista-xavier-garcia-albiol-ppc-1438262023958

Por Javier Negre

Por ejemplo, con el ex político pop Antonio Basagoiti, el barón rojo José Antonio Monago o un hombre de 2,01 metros que ha copado todas las portadas de esta semana: Xavier García Albiol, el “xenófobo” (como le han calificado algunos medios) que tendrá como misión resucitar al alicaído PP catalán en las elecciones más difíciles de su historia. Con la independencia como ‘leitmotiv’ de la campaña.

El primer cliente de Redondo fue Albiol, quien confió en él en 2007 cuando era un rookie en el backstage de la política. Principiante, pero con la misma ambición que exhibía el consultor interpretado por Ryan Gosling en Los Idus de Marzo. Le dio una oportunidad y pasó de ser concejal raso en Badalona a gobernar el bastión socialista. Se convirtió en uno de los populares más mediáticos… gracias a un polémico vídeo de siete minutos ideado por un gurú que se empollaba los discursos de Felipe González cuando era un renacuajo.

“No quiero hablar. Mi trabajo consiste en guardar silencio” es lo que contesta este joven maestro de la comunicación política cuando recibe la llamada de Crónica. Se encuentra recogiendo bártulos a 42 grados de temperatura. Le toca mudarse de Mérida a Madrid tras cuatro años siendo la mano derecha del presidente extremeño José Antonio Monago. “Supo sacar lo mejor de mí”, reconoce Monago. A él le convirtió en el candidato idóneo para conquistar una tierra abonada al socialismo y le hizo posicionarse como un maverick dentro de la anquilosada estructura del PP. Porque la especialidad de Redondo (34 años) es crear versos sueltos que vendan su marca y su mensaje por encima del logo del partido. Así lo hizo con Albiol, la primera persona que apostó por él.

Su primer encuentro con el mirlo blanco del PP catalán se remonta a principios del año 2007. Era una tarde lluviosa. Albiol custodiado por su persona de máxima confianza, Maritxu Hervás, se encuentra con Redondo en un conocido restaurante del centro de Madrid. El catalán era un simple concejal de la oposición en Badalona. Tenía cinco ediles y quería crecer como paso previo a conquistar la alcaldía. Sabía que no sólo le valía con ser un político de calle. Veía que necesitaba un salto de calidad para dar el sorpasso en la tercera ciudad de Cataluña. Y desde el verano de 2005 venía barruntando que su éxito tenía que venir de la mano de un consultor político. Un experto en comunicación y sin carné. No uno de esos asesores aduladores que pululan en los grandes partidos.

“Participé en un curso de dirección de campañas electorales en 2005. Allí entendí lo importante que era contar con un consultor profesional, una persona ajena al partido que te enseñase a vender el mensaje. Y ese tipo de figuras no proliferaban en España como en Estados Unidos. Por eso antes de la campaña me reuní con varios de ellos”, reconoce a este suplemento Albiol, completamente agotado por el asedio mediático al que se ha visto sometido desde el dedazo de Rajoy.

Albiol, antes de sentarse con Redondo, se reunió con algunas de las viejas glorias del sector, los tres que se repartían el negocio del marketing político hasta la fecha. Eran pocos. Áun no había llegado a España la fiebre de los consultores. Eso pasaría con el boom de Barack Obama. A Albiol no le gustó la música de los expertos de siempre. Fue entonces cuando, aconsejado por un amigo común, decidió sentarse con un donostiarra de apenas 26 años, que acababa de montar su empresa tras despuntar en la consultora Llorente y Cuenca y llevar la comunicación de la OPA de Gas Natural sobre Endesa. Se había formado en la George Washington y eso era una buena referencia para Albiol.

Redondo llegó enchaquetado y parecía recién salido de leer su trabajo fin de carrera. Directo y sin rodeos le preguntó al político. “¿Tú crees que puedes ganar?”. Albiol le respondió tajante: “Sí. Por eso estoy aquí”. El asesor le entregó un dossier de presentación y le dijo que le convertiría en un candidato ganador por una cifra: 30.000 euros por cinco meses de asesoría más un bonus de 9.000 por lograr el objetivo (subir dos concejales en las elecciones de mayo de 2007). Le fijó una tarifa tres veces inferior a lo que solían cobrar los gurús de aquella época y, algo más importante, un precio cerrado. “Hasta la fecha, eso era impensable. Todos cobrábamos por horas y eso le generó muchos enemigos a Iván en el sector. Rompió el mercado”, cuentan.

Rajoy_albiol

Redondo pisó terreno y comprendió que la clave para ganar era robarle votos al PSC más que a CIU como se creía en el PP catalán. El candidato le explicó que la principal preocupación de la ciudad era la inseguridad provocada por los inmigrantes irregulares y el consultor decidió centrar la campaña en un único mensaje y convertir a Albiol en el popular que “limpiaría” las calles de Badalona de sin papeles. Un discurso tan políticamente incorrecto como efectivo para captar la atención de la ciudadanía. Redondo le preparó discursos muy contundentes, actos a pie de calle y le diseñó el vídeo Siete minutos que supondría un antes y un después en la carrera de Albiol. Una pieza low cost (lo realizó una productora de Hospitalet de Llobregat por 2.000 euros) que le pondría en el mapa y que estuvo a punto de costarle su carrera política. Porque Redondo, cuyo padre era jefe de máquinas de barcos, sabía que ese vídeo que decidieron buzonear por Badalona (100.000 copias) tendría un eco que superaría las fronteras catalanas. No es para menos. Con cámara en mano al estilo Callejeros vinculaban la delincuencia de Badalona con la presencia de sin papeles. Aquel spot copó los telediarios nacionales y su ruido llegó hasta Génova, donde algunos de sus dirigentes pidieron la cabeza de Albiol. Las asociaciones contra el racismo lanzaron una campaña contra el PP y en el partido se temían lo peor. Fue entonces cuando salió en defensa de Albiol el por aquel entonces líder del PP catalán, Josep Piqué, que pidió confianza en su hombre de Badalona. Le tuvieron que dar la razón pues Albiol creció en número de ediles y se convirtió en una promesa del PP catalán.

Aquella campaña fue tan sonora que otros populares emergentes no tardaron en ponerse en contacto con Redondo. Uno de ellos fue Antonio Basagoiti, candidato del PP vasco a la Lehendakaritza. Contrató sus servicios y ambos pusieron en marcha la política pop (aligerar los mítines con conciertos) que ayudaría al popular a obtener 13 escaños en 2009, superando los malos augurios electorales. Se convirtió en la llave del cambio en el País Vasco y la campaña recibió un premio en los Pollie Awards, los Oscars de la comunicación política. El caché de Redondo se triplicó, aunque él quiso mantenerse con los pies en la tierra. A pesar de tener mejores ofertas, se centró en 2011 en ayudar a ganar las elecciones a Albiol, la primera persona que había confiado en él. Y lo consiguió. Su cliente obtendría el bastón de mando y gobernó la ciudad con un estilo propio hasta el punto de que llegó a restransmitir una redada de inmigrantes por Twitter.

Una vez logrado su objetivo, Redondo recibió la llamada de un desconocido político pacense que soñaba con convertirse en el primer presidente extremeño del PP. Sonaba a entelequia, pero Monago lo consiguió gracias a una rompedora campaña de Redondo. Éste se convirtió en su octavo consejero y aguantó toda la legislatura. Cumplido un ciclo, el donostiarra ha rechazado su propuesta de acompañarle en la oposición. Ahora tiene pensado desconectar del ámbito político. Tiene dos ofertas, una de ellas de una de las empresa más punteras del Ibex 35. Sin embargo, una llamada de Albiol le podría trastocar sus planes. “Él no quiere ser su asesor durante la campaña. Sabe que es un marrón y que es muy difícil conseguir algo en sólo dos meses, pero si le llama ahí estará”, cuenta un allegado a Redondo. Los contactos ya se han iniciado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s