Gerda Taro : reportaje a pie de guerra

Calzaba paso de militar y sonrisa de carmín. Escudo firme, carcasa coqueta y vulnerable. Vestía el coraje de los que empuñan las armas y el miedo de los perseguidos, de los que miran el cañón de frente, sin pestañear. La niña judía de alma rebelde con el estigma siempre en señal de alerta. Fugitiva de lente revolucionaria y valiente. Instantánea sincera, desnuda y vanguardista. Heroína y mártir en tierra castellana…

Gerda Taro 01

Gerda Taro, seudónimo de Gerta Pohorylle, nació en Stuttgart, Alemania en 1910. Era hija de una familia judía llegada de la Galitzia austro-húngara (hoy Polonia). A pesar de sus orígenes burgueses, desde muy joven entró a formar parte de movimientos socialistas y obreros. Por eso con la llegada de los nazis al poder, y tras haber sufrido una detención, decidió huir con una amiga a París. En París conoció por casualidad a André Friedman (Robert Capa), un judío húngaro que intentaba ganarse la vida como fotógrafo. Gerda y André trabajaron en estrecha colaboración, a ambos les unía la pasión por la fotografía, pero también una estrecha relación sentimental.

Para comprender tanta expectación en torno a su muerte, hay que tener en cuenta lo que estaba pasando entonces en España y en Europa. La lucha entre la democracia y el fascismo no dejaba indiferente a nadie. España era el espejo en el que se miraban todos aquellos que se sentían amenazados por los totalitarismos, y la única manera de acceder a lo que estaba ocrriendo era a través de la prensa. El foto-reportaje, junto a los noticiarios cinematográficos, constituían la fuente primordial de información gráfica. Y fue en este contexto en el que André y Gerda llegaron a España con un objetivo concreto: ofrecer imágenes de lo que estaba ocurriendo, con un compromiso político que los colocaba al lado del Gobierno de la República.

En 1936 da comienzo la Guerra Civil Española, que marcaría decisivamente a ambos. Se trasladan a España para cubrir el conflicto. Fueron testigos de diferentes episodios de la guerra, y realizaban reportajes que luego eran publicados en revistas como Regards o Vu. Su primer contacto con la realidad española fue brutal, aunque no tuvo nada que ver con la guerra. Su avión sufrió un percance y se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso en las afueras de Barcelona.

Gerda se convirtió en una pionera del fotoperiodismo, cuya corta carrera consistió casi exclusivamente en dramáticas fotos de los frentes de la Guerra Civil española. Sus imágenes, muy habituales en la prensa francesa de izquierdas, incorporaban los encuadres dinámicos de la fotografía de la Nueva Visión, a la vez que una gran proximidad emocional al tema. Las fotos de Taro son un documento tan contundente como escasamente conocido de este importante momento en la historia de la fotografía bélica.

Este reportaje es el último que envió la fotógrafa Gerda Taro a la revista ilustrada “Regards”. Las fotografías corresponden a la toma de la villa de Brunete por las tropas republicanas españolas en Julio de 1937, en el transcurso de la Guerra Civil española.

Un tanque la aplastó en Brunete.

En julio de 1937, durante un reportaje sobre el crucial episodio de la batalla de Brunete, la joven reportera había recorrido parte del frente acompañada por Ted Allan, un aterrorizado amigo miembro del servicio médico de las Brigadas Internacionales, que la seguía por amor. Antes, Gerda se había enfrentado con el general Walter, jefe militar de la zona, que quería expulsarlos del terreno de combate porque se esperaba un fuerte contra-ataque franquista.

Los Stukas y los Heinkel alemanes no la hicieron desistir. Gerda trabajó de trinchera en trinchera hasta que no le quedó ninguna foto. Después, cuando llegó la aviación enemiga y los envolvió en una nube feroz de metralla y bombas, se retiró rápidamente, al mismo ritmo que las tropas republicanas acosadas por la Legión Cóndor. Para tratar de escapar de aquel infierno y tras ayudar a trasladar a varios heridos, Gerda y Ted saltaron sobre el estribo del coche del general Walter. Allí se mantuvieron hasta que un tanque republicano que perdió el control rozó el vehículo y la hizo caer. El tanque la aplastó.

El escritor alemán Nil Thraby, en su obra de teatro El día que murió Gerda Taro, describe así el accidente: “El tanque pasó justo por debajo de su cintura. Las cadenas hicieron crujir los huesos como palos secos. Cuando hubo pasado el monstruo no quedó más que papilla donde antes había muslos, piel y dedos. La pared abdominal se había roto y las entrañas grises habrían salido si no hubiera sido por la fuerza de su propietaria. Dicen que con las manos blancas del esfuerzo, Gerda las aguantaba dentro de lo que quedaba de su vientre”.

La oruga del tanque la destripó, por lo que fue trasladada urgentemente al hospital inglés de El Goloso de El Escorial. Gerda moriría al alba del día siguiente, en el hospital. Era la madrugada del 6 de julio de 1937, seis días antes de cumplir 27 años. Antes, a la enfermera americana que se ocupaba de ella le había preguntado si su material se había salvado.

Aquella iba a ser su última incursión. La noche anterior había anunciado que dejaba el frente y tenía previsto reencontrarse con Robert Capa para volver juntos a París. Al poeta Louis Aragon le tocó el mal trago de darle la noticia al fotógrafo, que nunca se repuso de la pérdida de la que siempre describió como la mujer de su vida. Su cuerpo fue trasladado a París, donde recibió todos los honores como una heroína republicana. Sus restos se encuentran enterrados en la división 97 del Cementerio del Père-Lachaise, en París.

Las fotografías de Gerda Taro suponen un impactante pero poco conocido fragmento en la historia de la fotografía bélica. Son también una evidencia de las oportunidades de cambio para las mujeres en la Europa de los años 30 a través de la propia narrativa personal de Taro así como de sus fotografías de milicianas en Barcelona y Valencia. Taro fue la primera mujer conocida que fotografió en el fragor de la batalla, y la primera en morir en acción. Aunque la prometedora carrera de Taro se interrumpió bruscamente, llegó a producir una obra notable por su animación, compromiso y experimentación formal.

Fuentes consultadas en red pública
Imágenes Vía Tumblr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s