Otro apagón en la televisión

No habrá más prórrogas. El martes se producirá el segundo gran apagón en la televisión tras el que acabó con las emisiones en analógico, en 2010. En esta ocasión, el cambio tiene su origen en la liberación de las frecuencias ocupadas por la televisión, que pasarán a ser destinadas a servicios de comunicaciones electrónicas. Este proceso, conocido como dividendo digital, permitirá a las telecos ofrecer telefonía móvil de alta velocidad 4G. Además, fomentará la expansión de la alta definición en la TDT, ya que el Gobierno ha anunciado que otorgará cuatro canales en esta modalidad…

20130602202532_0c7d3

En principio, la mudanza de la televisión estaba prevista para el pasado 1 de enero, pero el Gobierno concedió una prórroga de tres meses ante el retraso en la adaptación de las antenas. Tanto el Ministerio de Industria como la Federación de Instaladores de Telecomunicaciones (Fenitel) aseguran que en las últimas semanas se ha intensificado el ritmo de estos trabajos y que, ahora sí, se llegará a tiempo. Las cadenas insisten también en que los telespectadores deben de sintonizar las frecuencias “definitivas”. De lo contrario, perderán canales a partir del 31 de marzo. Desde finales de octubre, han estado emitiendo por dos frecuencias: las viejas y las nuevas, pero a partir de ahora las primeras se apagarán y la TDT se instalará en su ubicación final.

Interferencias

Aquellas comunidades de vecinos que no hayan instalado amplificadores se arriesgan a perder canales. Las viviendas unifamiliares no están libres de problemas, ya que si no han colocado filtros en las antenas las señales del móvil pueden interferir con las de la televisión. Los más afectados serán los espectadores acostumbrados a comentar en directo los programas en las redes sociales utilizando el smartphone o la tableta.

El Gobierno ya prevé que se producirán estas interferencias (“afectaciones”, en el lenguaje técnico). Lo comprobó en una prueba piloto realizada entre diciembre de 2012 y mayo de 2013 en la ciudad de Zamora y en Fuentesaúco, municipio de esa provincia. El estudio tenía como objetivo ver los efectos que las señales de las comunicaciones móviles tenían sobre 10 canales de televisión. Para ello se midieron los datos de 180 emplazamientos y se obtuvieron 14.000 muestras a partir de las cuales se evaluaron las anomalías técnicas. “Los resultados obtenidos muestran que las afectaciones que han aparecido han sido siempre por saturación de los amplificadores”, señala el informe.

En algunos casos, ni siquiera con la colocación de filtros fue efectiva. “En un porcentaje de más del 55% de las instalaciones no se han solucionado las afectaciones en el canal 60”, y en otros casos tampoco se pudo recuperar el canal 59, detalla el documento.

Ante los problemas que se avecinan, el BOE ha publicado una orden ministerial de Industria según la cual serán los operadores de telecomunicaciones los que tendrán que hacer las correcciones técnicas necesarias para poder ver la televisión y utilizar los dispositivos móviles sin que se produzcan perturbaciones. Para resolver estas situaciones, el remedio principal pasa por instalar un filtro a la salida de la antena. Los propietarios o las comunidades de vecinos podrán solicitar a las compañías de telefonía —que deberán crear un Centro de Atención al Usuario para canalizar las quejas— ese filtro. Pero fuentes del sector alertan de que ahí acaba su obligación, de manera que el coste de instalar estos equipos para evitar las interferencias correría a cargo del usuario. “El filtro vale entre 50 y 60 euros y ese gasto lo asumirían las telecos, pero el antenista tendría que volver a subir al tejado, y eso es los que más cuesta”, explican fuentes del sector.

No será la última vez que haya que trajinar en la antena. A partir de ahora, las telecos utilizarán la banda de 800 Mhz (ocupada por la televisión), que ofrece la posibilidad de aumentar los servicios de datos móviles de alta velocidad. Pero este año la Unión Europea podría fijar la fecha de un segundo dividendo digital que obligaría nuevamente a desplazar a la televisión (hasta la banda de los 700 Mhz) para poder mejorar la cobertura de la banda ancha móvil tanto en las zonas rurales como en las ciudades densamente pobladas. En países como España, donde la televisión terrestre es el principal sistema de transmisión, sería necesario reajustar otra vez los servicios de televisión, con el coste que ello acarrea.

Duelo de pantallas

Comentar los programas a través de las redes sociales mientras se siguen por televisión es una tendencia cada vez más frecuente, sobre todo si se trata de formatos de telerrealidad. La victoria de Belén Esteban en Gran Hermano VIP muestra el alcance de la combinación de pantallas a la hora de consumir contenidos. El jueves pasado, el espacio de Telecinco alcanzó 477.629 comentarios sociales, según los datos recabados por Global.In.Media, una cifra pocas veces vista. En general, los realities tienen una actividad frenética, aunque otros formatos como El hormiguero, Sálvame o El intermedio también cosechan gran seguimiento en Twitter y Facebook.

Y es que ver la televisión a través del teléfono móvil o la tableta es una actividad en expansión. De ahí que la posibilidad de que se produzcan interferencias entre ambos soportes como consecuencia del cambio de canales de la TDT haya puesto en alerta al sector.

Un estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) revela que la “multitarea” entre la televisión e Internet es una práctica frecuente para el 40% de los internautas. Según el informe Navegantes de la Red, el 72% suele compaginar las tareas de ver la televisión mientras está conectado a la Red. En estos casos, el 43% centra más la atención en Internet, el 15% está más pendiente de la televisión y un 41% afirma que atiende por igual a ambas pantallas.

El consumo de la televisión a través del móvil o de la tableta tampoco para de crecer (31%), y el 17% de los internautas ha visto o hecho comentarios en la Red sobre programas de televisión que estaba viendo en ese momento. La mitad de estos usuarios utilizan el teléfono móvil para lanzar sus mensajes y los principales medios para difundir los comentarios son las redes sociales (79%) y los servicios de mensajería instantánea (30%). El horario favorito para ver o publicar comentarios coincide con el tramo de máxima audiencia televisiva (entre las diez y las doce de la noche).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s