Estafados con dinero fotocopiado al vender un Goya falso

Un supuesto jeque árabe, un Goya de mentirijilla, intermediarios con maletines llenos de billetes y dos presuntos estafadores que acabaron doblemente timados y con 300.000 euros menos en el bolsillo. Podría parecer el argumento de un folletín picaresco, pero es un caso real que ha llevado a la Policía Nacional a intervenir un falso lienzo de Goya y poner fin de una vez por todas a una antología del disparate…

La historia se remonta a 2003, cuando dos hermanos de Gerona compraron como auténtico el lienzo «Retrato de Antonio María Esquivel», cuadro atribuido a Goya por el que pagaron un anticipo de 20.000 euros. La autenticidad del lienzo, sin embargo, quedó descartada cuando uno de los principales expertos en la obra del artista, reparó en que el autor de la falsificación había olvidado un pequeño detalle: la placa de la orden de Isabel la Católica y la Cruz del Caballero de Carlos III que sí puede verse en el cuello del retratado en el original.

Un desliz que la Audiencia Provincial de Gerona tuvo en cuenta a la hora de eximir a los dos hermanos de abonar los 250.000 euros restantes que reclamaba el primer comprador pero que no les frenó a la hora de intentar recolocar el Goya por su cuenta. Así, sirviéndose del mismo certificado de autenticidad con el que les engañó el primer comprador, buscaron una nueva víctima y acabaron localizando a un supuesto jeque árabe, informa la Policía Nacional.

A través de un intermediario del presunto magnate, cerraron un negocio redondo: cuatro millones de euros por una obra que, de momento, sólo les había costado 20.000. La operación implicaba un viaje a Turín para que el intermediario les entregase una paga y señal de 1.700.000 francos suizos, el equivalente a un 1.100.000 euros. En ese mismo viaje, los hermanos debían abonar los honorarios del intermediario, que ascendían a 300.000 euros.

A estas alturas ya habían enredado a una tercera persona, un empresario de Gerona, para que les prestase los 300.000 euros y, embarullando aún más todo el asunto, efectuase el pago a un intermediario del intermediario en la ciudad catalana. Según fuentes policiales, los dos hermanos no querían viajar a Turín cargados de euros, por lo que acabaron acordando un intercambio a distancia:ellos cobrarían en la ciudad italiana y su socio accidental pagaría en Gerona.

El único problema es que, mientras que ellos entregaron 300.000 euros de curso legal, los francos suizos no eran más que un montón de fotocopias, algo de lo que no se dieron cuenta hasta que intentaron ingresarlos en un banco de Ginebra. Demasiado tarde, en cualquier caso, para recuperar su dinero euros y seguir adelante con un negocio que no pudo más que alterar a la policía francesa cuando se tropezó en la frontera de Aviñón con dos tipo con un cuadro de Goya y más de un millón y medio de francos suizos falsificados.

La posterior investigación del Grupo de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional sirvió para deshacer el entuerto, incautar el cuadro e imputar a los dos hermanos. Sus 300.000 euros, igual que el intermediario, sin embargo, siguen en paradero desconocido.

Link

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s