‘Ciutat morta’, el documental que levanta ampollas pero no cambia las cosas

“En junio de 2013, un grupo de 800 personas ocupan un cine abandonado del centro Barcelona para proyectar un documental. Rebautizan el antiguo edificio en honor a una chica que se suicidó dos años antes: Cinema Patricia Heras. ¿Quién era Patricia? ¿Por qué se quitó la vida y qué tiene que ver Barcelona con su muerte? Esto es exactamente lo que se quiere dar a conocer con esta acción ilegal y de gran impacto mediático: que todo el mundo sepa la verdad sobre uno de los peores casos de corrupción policial en Barcelona, la ciudad muerta”..

patri2

Con estas palabras se presenta ‘Ciutat Morta’, un documental dirigido porXapo Ortega y Xavier Artigas  que auguraba polémica desde el segundo uno de su puesta en marcha. El filme se centra en el Caso 4F, en el que las actuaciones de los policías, los jueces y hasta los políticos implicados quedan muy en entredicho y que si no se reabre (y todo indica que así será), se habrá saldado con un policía en tetrapléjico y la muerte por suicidio de una joven de los cinco que fueron condenados por el ataque al agente. “Se ha hecho un poco de justicia histórica, pero seguimos teniendo la misma rabia que al principio”, afirma durante una charla con Que.es Xapo Ortega, codirector del documental. Y acto seguido, añade: “Seguimos en un sistema monolítico que no admite errores”.

Los hechos ocurrieron la noche del 4 de febrero de 2006,  durante una carga policial en los alrededores de un antiguo teatro okupado en el centro de Barcelona; lo que era el antiguo Palau Alós, propiedad del Ayuntamiento y ubicado en la calle Sant Pere Més Baix. Los golpes de porra se mezclaron con objetos que caían desde lo alto del edificio y el resultado fue un agente que iba sin casco herido de gravedad.

Acto seguido empezaron las detenciones en la calle. Para Rodrigo Lanza, Juan Pintos y Álex Cisterna empezó una pesadilla que en el peor de los casos acabó suponiendo cinco años en prisión. Poco después entrarían en ese mal sueño Patricia Heras, que acabó suicidándose durante un permiso penitenciario el 26 de abril de 2011, y su amigo Alfredo. Ambos fueron detenidos en Hospital del Mar, adonde llegaron tras un accidente de bicicleta y habían sido llevados también los tres primeros jóvenes.

Tras las detenciones, según el documental, se produjo toda una cadena de irregularidades que llevó a los cinco jóvenes a la cárcel durante dos años de llamada prisión preventiva. Entre otras cosas, dos de los protagonistas -otros dos han preferido no dar sus testimonios en el filme- denuncian torturas por parte de los agentes que los custodiaban, falta de rigor en las investigaciones, una total parcialidad a favor de la policía por parte de la jueza instructora del caso, Carmen García Martínez, y toda una maraña de ocultación de pruebas en la que estaría implicado hasta el mismísimo alcalde de Barcelona en aquellos años, Joan Clos.

En un primer momento, Clos cita un informe que luego nunca apareció y sostiene que el agente resultó herido por una maceta que fue lanzada desde la azotea del edificio. Pero luego la línea argumental de los policías, la que llevó a los jóvenes a prisión, fue la de una piedra tirada desde la calle. Y ésa fue la versión que creyó la jueza.

Más aún: la película habla de la existencia de un testigo que sabe quién es la persona que lanzó la maceta, pero que prefiere mantener el anonimato. Un testimonio podría haber propiciado la reapertura del caso por parte de la Fiscalía de Barcelona, que finalmente lo ha desestimado al no considerar como prueba “un supuesto testigo no identificado”.

4F_Patricia_Heras

‘4F: NI OLVIDO NI PERDÓN’

Ortega y Artigas invirtieron tres años de su vida en sacar adelante ‘Ciutat Morta’, que en sus orígenes iba a llamarse ‘4F: Ni oblit ni perdó’ (‘4F: Ni olvido ni perdón’). “Ha sido complicado”, sostiene Ortega. Según explica, se intentó en un primer momento que la televisión autonómica catalana co-financiara el proyecto, pero hubo más de una negativa bajo el argumento de que “no era un documental parcial, que no contaba con la parte oficial”. El realizador explica entonces que se ofreció la posibilidad de participar a todos los implicados, pero que tampoco se forzó a nadie a hacerlo.

Ante la negativa, decidieron seguir adelante con el proyecto a través de micro-financiación y “con la ayuda de mucha gente”. El documental se estrenó bajo el título ‘4F: Ni olvido ni perdón’ el 8 de junio de 2013 en el abandonado Palau del Cinema de la Vía Laietana de Barcelona, en una acción de desobediencia civil que pasó por ocupar el cine -800 personas participaron en el acto-, re-bautizarlo como Cinema Patricia Heras y visionar en el la cinta. Las imágenes se incluyeron después en lo que ahora ya se conoce como ‘Ciutat Morta’, estrenado el 24 de marzo de 2014 en el Festival de Málaga, donde se llevó el galardón al mejor documental de la edición.

Después de eso, el filme tuvo un recorrido corto en salas, pero pasó por 23 festivales y acaparó diez premios. Con el éxito se abrió el debate; “la gente se preguntaba por qué una televisión pública en Cataluña no lo emitía”, explica Ortega.

Así que empezaron de nuevo las conversaciones con TV3. “Nos marearon y tiramos la toalla”, recuerda el director. “Incluso tuvimos ofertas para emitirlo en un televisión privada, pero nosotros no queríamos esa fórmula”, añade.

En diciembre, el diputado de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) David Fernández planteó en el Congreso una pregunta sobre el documental a Eugeni Sallent, director de la tele catalana. Sallent dijo que no había tenido contacto con los directores y ellos reaccionaron cabreados; “amenazamos con subir a Internet un vídeo con todos los correos que nos habíamos intercambiado en los que ellos nos decían que no”, explica Ortega. Esa misma semana se anunció la emisión de la película en el Canal 33.

15712177468_4d9f01ab79_h

Televisió de Catalunya emitió finalmente ‘Ciutat Morta’ el pasado 17 de enero, sábado, dentro del espacio ‘Sala 33’ del Canal 33. Pero suprimió cinco minutos del montaje original. Un juzgado de Barcelona advirtió a ambas partes que la parte censurada en cuestión suponía una violación del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen de Víctor Gibanel, ex jefe de información de la Guardia Urbana, que había denunciado su aparición en la cinta.

A pesar de todo, “alguien ha subido la parte suprimida a YouTube, explica Ortega, y en Internet puede verse. Según ‘La Vanguardia’, el vídeo está siendo “un éxito de visitas”.

Pese a que no ha conseguido reabrir el caso, ‘Ciutat Morta’ ha conseguido hacerse oír y ha captado la atención de una buena parte de la sociedad. El debate está ahí. Y la película se proyectará mañana viernes en La Casa Encendida de Madrid, con presencia de los directores, dentro de la cuarta edición deCCMad Madrid Creative Commons Film Festival, que se celebrará hasta el 1 de febrero.

http://www.que.es/cine/201501290800-ciutat-morta-documental-levanta-ampollas.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s